CON TODO EL DOLOR DEL ALMA

DOLOR. Ya todo terminó. Leo Messi hunde su mirada en el piso. Era la final de sus sueños y terminó en pesadilla. Ni él ni el equipo supieron contrarrestar la estricta y a veces violenta marca chilena.

DOLOR. Ya todo terminó. Leo Messi hunde su mirada en el piso. Era la final de sus sueños y terminó en pesadilla. Ni él ni el equipo supieron contrarrestar la estricta y a veces violenta marca chilena.

Una (otra) final perdida nos deja la cabeza como una coctelera. Decir que Argentina fue el mejor equipo de esta copa es absurdo, en términos pragmáticos. Al menos lo es hoy, cuando aún no se cumplieron 24 horas del partido decisivo y estando todavía en Santiago de Chile. Lo primero que se me vino a la mente mientras subía mi tristeza por las escaleras del Estadio Nacional es que Argentina no pudo (o no supo) elaborar un plan para contrarrestar un desarrollo de juego tan previsible como el que propuso Chile. Eso ya, de por sí, limita cualquier opinión que vaya en ese sentido. Argentina perdió muchas finales en los últimos años, con todos los entrenadores y con todos los estilos. Basta recordar que en la Copa América 2004 –Bielsa DT– cayó ante Brasil después de ir ganando el partido hasta el minuto 89 y que en la del 2007, con Basile como entrenador, un Brasil B nos dio un sonoro cachetazo (3-0) de punta a punta. La final del Mundial 2014 está demasiado cerca en el recuerdo como para revolver mucho y ahora, esta final contra Chile. O sea, Argentina no se quedó mirando esta Copa América a través del vidrio por el estilo, sino porque –una vez más– el equipo no supo responder con un reordenamiento ocasional a un rival que le mezcló los papeles. Es cierto que el pobre árbitro colombiano Wilmar Roldán permitió más de una decena de fouls a Messi sin que se le moviera un músculo, que dejó sin tarjeta a Aranguiz por un golpe descalificador a Di María apenas comenzado el partido, sancionó con una pusilánime amarilla un puntapié en la boca del estómago de Medel a Leo y no cobró un claro penal de Silva contra Rojo. No lo minimizo porque los árbitros están para aplicar un reglamento y fueron lo peor de la Copa. Pero no sería correcto explicar esta frustración sólo por el miedo escénico de un referí que no dio la talla. Si un equipo juega como lo pide la coyuntura, no hay árbitro que lo pare. Y Argentina no jugó –o no lo dejaron jugar– de acuerdo a sus posibilidades.

DESCALIFICADOR. Así fue este puntapié de Medel en el estomago de Messi. Era para tarjeta roja, claramente. El flojísimo árbitro Wilmar Roldán apenas lo penó con amarilla.

DESCALIFICADOR. Así fue este puntapié de Medel en el estomago de Messi. Era para tarjeta roja, claramente. El flojísimo árbitro Wilmar Roldán apenas lo penó con amarilla.

Hay muchas puntas desde donde tomar el partido, colectivas e individuales. Lo primero, es el rival. Chile salió a jugar el partido de su vida y cambió ciertas pautas. Armó el proyecto de partido de acuerdo a las especiales características del rival. El cuadro local llegó a la final sorteando a Ecuador, a una selección alternativa de México, Bolivia, Uruguay y Perú. Ninguno de estos rivales cuenta con el potencial ni la jerarquía del equipo argentino. Y, sobre todo, manejan estilos diferentes al cuadro del Tata Martino. Entonces, con toda lógica, Jorge Sampaoli armó un esquema que le permitiera neutralizar a Argentina y, una vez hecho esto, lastimarlo. Lo de la neutralización de Argentina no fue poca cosa: logró sacar del partido a Messi. En términos legales, le hizo una marca escalonada contra la que Leo chocó una y otra vez, sin que Pastore, Lavezzi o Agüero le sirvieran como desahogo. Y no le sirvieron como desahogo porque los planes chilenos de anulación no se limitaron sólo a Messi. También incluyeron a Di María (desgarrado antes de la media hora del primer tiempo), Pastore, Lavezzi, Agüero, más la presión a la salida que Valdivia ejerció sobre Mascherano, mas la de Vidal sobre Biglia o Rojo, más Alexis distrayendo y evitando alguna que otra subida de Zabaleta. Este –más o menos– fue el plan. La vuelta olímpica final tapa todos los análisis posibles, pero este esquema le restó a Chile chances de llegar claro hasta Romero. Si uno afina el ojo, se encuentra con una clarísima –37 minutos del segundo tiempo, media vuelta de Alexis, cerca del palo derecho de Romero– y dos escapadas: una de Vargas (22 del primer tiempo) y otra de Alexis (15 del primer suplementario) que terminaron con remates altísimos. Aquí terminó la producción ofensiva chilena en los 120 minutos que duró la final. Los gritos de la gente y la obtención de su primera Copa América en 99 años seguramente cubrirán y magnificarán una actuación que no fue más que esto. Pero nosotros somos los de celeste y blanco que estamos del lado de allá de la Cordillera. Y fuimos los que perdimos. O sea, hoy la Selección Argentina es fea, sucia y mala, Messi es un inútil y a Higuaín hay que deportarlo. Y “por qué no jugó “Calito'”.

IMPOSIBLE. En la foto es gol, pero, en la realidad, el pase de Lavezzi fue largo e Higuaín llegó muy exigido. Era el minuto 90 y todo pudo haber sido diferente.

IMPOSIBLE. En la foto es gol, pero, en la realidad, el pase de Lavezzi fue largo e Higuaín llegó muy exigido. Era el minuto 90 y todo pudo haber sido diferente.

La Selección tiene una nueva idea de juego, si uno la compara con el ciclo de Alejandro Sabella. Lo escribimos aquí muchas veces: las ideas se respetan. Todas las ideas se respetan porque son avances, formas, modos y vida. Incluso, aquellas que no nos cierran del todo o aquellas que son bastardeadas y usadas para su provecho por quienes pretenden ofender a los que tienen otras ideas. La idea de Martino no es nada extravagante. Es la misma que intentan utilizar muchos equipos que quedaron fascinados con el Barcelona de Guardiola. Tratan de repetir, al menos, los conceptos básicos: salida limpia y por abajo, alta posesión, llegada al arco rival mediante juego asociado y alta presión cuando la pelota la tiene el rival. Hasta aquí, está todo muy bien. Es una idea de conceptos claros, básicos, fáciles de entender por un público del fútbol cada vez menos afecto a entender el juego y que a los futbolistas les gusta. Es una idea que, si sale bien, inmediatamente la vincularán con la estética y el asunto de la estética en el fútbol se vende como pan caliente.

FASTIDIO. Cuando a su alrededor las cosas no son como él quiere o está incómodo, Leo Messi se para, se fastidia y se estanca. Esta escena ()que completan Marcelo Díaz y Martin Demichelis) es elocuente. Fue en pleno segundo tiempo regular.

FASTIDIO. Cuando a su alrededor las cosas no son como él quiere o está incómodo, Leo Messi se para, se fastidia y se estanca. Esta escena ()que completan Marcelo Díaz y Martin Demichelis) es elocuente. Fue en pleno segundo tiempo regular.

El problema que tiene esta idea en la Selección Argentina es que no hay otra. No hay “idea alternativa”, lo que el vulgo llama “Plan B”. Cuando el rival le mezcla la partitura, Argentina no sabe o no tiene otra música. Tener “idea alternativa” no es poner a Pastore más adelante o más atrás ni tirarlo a un costado. Mucho menos es “meterse atrás”, como suelen descalificar los gastadores de plata ajena. Pastore es el jugador fetiche de Martino y lo puso en diferentes lugares de la cancha para hacer, básicamente, lo mismo. En la final, se lo vio comprometido con la recuperación de la pelota, pero poco propenso al juego asociado. Messi lo buscó un par de veces y no lo encontró. Estaba oculto entre una legión de camisetas rojas. Pastore repitió el error de intentar imponer su talento de manera individual y eso, en un partido como el de ayer, era condenarse al fracaso. Sampaoli conoce de sobra las capacidades de Pastore y lo rodeó hasta aislarlo. Y si Pastore y Messi están aislados, quien juegue de 9 –en este caso Agüero– quedará huérfano. Acá es donde Martino no tuvo variantes para darle al equipo. El Tata dijo en la conferencia de prensa que “Argentina no jugó como Argentina y Chile no jugó como Chile”. La primera parte es discutible. Argentina siempre intentó jugar de acuerdo a su idea. Chile salió decidido a impedir que lo haga sin importar demasiado los métodos. Argentina vio que no podía hacer prevalecer su idea porque Chile era muy disciplinado y porque el árbitro iba a cobrar la mitad de los fouls que ocurrieran. Argentina nunca cambió. Chile si. Ahí estuvo una de las claves de por qué se llegó al límite de los penales. Martino siempre supo de la baja estatura de los defensores locales. Por eso, ese cabezazo de Agüero que salvó Bravo con una volada espectacular fue una de las mejores situaciones de gol que tuvo el cuadro albiceleste. Pero Argentina casi no generó faltas en los alrededores del área chilena. Cuando lo hizo, lo metió en líos. Silva le cometió un claro penal a Rojo cuando iban 43 del segundo tiempo –lo abrazó y lo tiró al suelo– en un córner que tiró Lavezzi. Y entre Lavezzi (su pase fue largo) e Higuaín (no pudo darle la dirección esperada) se perdieron el gol de la victoria después de una jugada que armó Messi en una de las pocas veces que pudo esquivar marca, golpes y agarrones. Esto refuerza la teoría de que no siempre el que crea mas situaciones es el mejor. Argentina tuvo las mejores chances para convertir, pero no fue mejor que su rival. El partido, en lineas generales, fue muy parejo. Chile salió a impedir y Argentina no supo qué hacer para escapar a tan endemoniado despliegue. O peor: no supo cambiar. Ni siquiera con las llegadas desde el banco de Higuaín y Banega el cuadro nacional encontró alguna variante para su previsible modo de jugar.

OBSESIÓN. La marca de Messi fue tema nacional en Chile y Sampaoli decidió no darle ni medio metro. Acá tiene dos cancerberos: desde atrás llega Vidal, mientras lo espera Medel. Todo el cuadro rojo estuvo al servicio de la neutralización de las potencias argentinas.

OBSESIÓN. La marca de Messi fue tema nacional en Chile y Sampaoli decidió no darle ni medio metro. Acá tiene dos cancerberos: desde atrás llega Vidal, mientras lo espera Medel. Todo el cuadro rojo estuvo al servicio de la neutralización de las potencias argentinas.

Alguna vez escribí aquí, hace un tiempo: “Messi necesita que todo a su alrededor funcione como el quiere o necesita que funcione. Cuando algo está fuera de su lugar, se empaca, se fastidia, se va, no juega más”. Eso le pasó ayer. A su alrededor, todo estaba corrido de lugar. Pastore no estaba, Lavezzi no es Di Maria, Agüero perdía claramente su lucha con los defensores chilenos, el árbitro le cobraba una cada cinco faltas que le hacían, Medel le dio un golpe tremendo en el estómago y siguió en la cancha como si nada, el penal contra Rojo no cobrado. Todo estaba mal. Y si todo está mal, si el partido es incómodo, si no se siente protegido por la estructura de su propio equipo ni, mucho menos, por un árbitro flojísimo como Roldán, entonces se escapa, se va con la mente a lugares menos hostiles.

¿Esto convierte a Messi en un mal jugador, en un perdedor? No. ¿Te va a dejar de a pie cuando más lo necesites? Tampoco. Pero si no le das una mano, individual o colectivamente, Messi se aisla, se empaca. Y Argentina no tuvo sostén para que Leo pueda descargar y evitar que lo golpearan o cortaran su juego sistemáticamente. El equipo no lo acompañó y él no ayudó. Mascherano lo conoce como nadie y, durante todo el juego, lo alentó, le gritó, mandó a sus compañeros a socorrerlo de la marca impiadosa, pero no hubo caso. Messi, ayer, estaba mal, incómodo, difícil. Y el único que sacó provecho –con armas legales e ilegales– fue Chile. En los penales, ejecutó el suyo con una maestría impactante, pero tampoco lo siguieron en esa.

Hoy, la Argentina está como en esos días en los que dan ganas de decirle “¿para qué joden con los análisis o pongan a fulano o a mengano si, al final, lo único que les importa es el resultado?”. La Argentina futbolera es un funeral gigantesco y una horda de salvajes quiere las cabezas de Messi, Higuaín, Pastore, Banega y de Di María (porque se desgarró y no siguió jugando). No faltará quien pida el reemplazo de Mascherano por el volante central local que está de moda o quiera que Martino deje su lugar al entrenador que ganó la última Copa Argentina.

Sin embargo, las cosas se ven diferentes cuando uno está en el lugar de los hechos, acompañando a un cuerpo técnico y a un grupo de jugadores durante un torneo tan importante como la Copa América. Siempre se dijo acá que este es el comienzo de un ciclo que terminará junto con la participación argentina en el Mundial de 2018. Y también se dijo que esta Copa América, más allá de ganarla o no, fue un paso adelante, el equipo tuvo cierto salto de calidad que se valorará en un tiempo más.

El dolor que tenemos ahora lo cubre todo.

 

 

15 comentarios

  1. raul martin

    Muy buen análisis, Chavo. Muchas veces no he coincidido con tu pensamiento y otras tantas si, pero sostengo lo mismo que vos: las ideas y las opiniones se respetan, los proyectos una vez iniciados, se avalan. Me duele e indigna que ahora todos los mediocres sin ideas ni opiniones salgan a hacer leña del árbol caído. Hay que hablar antes y no con el diario del lunes. Yo creo que si no empezamos de una buena vez a avalar un proyecto a largo plazo en nuestro amado fútbol de selección, sin darle importancia a los sinsabores ocasionales, no vamos a disfrutar nunca mas de los triunfos que dan gloria. Abrazo, querido. Y aguante la Selección Argentina de Futbol.

  2. Es verdad Metieron muchas faltas y todos pensaron que ivamos a ganar.Pero no fue así Realmente fui muy Injusto nuestros ultimos partidos estuvierln muy comprados y la verdad tendria q haber jugado carlitos es un kapo y messi para mi jugo con cero ganas y el pipa metido 5 segundos antes de terminar. Y como habran notado en el alargue en el segundo tiempo faltaban 9 minutos para terminar justo en tiempo de tiro libre donde podiamos haber metido un gol pero el arbitro toco el silvato antes de tiempo .Romero me desepcionaste no atajaste ni 1
    argentina ultimamente esta muy baja

  3. carlos alberto brunO

    PARA JUGAR COMO EL BARELONA TIENE QUE TENER JUGADORES COMO EL BARCELONA. ENTONCES DEDEZCO QUELA SOLUCION ERA SACAR A PASTORE E INGRESAR A UN EXJUGADOR COMO BANEGA. CUANDO JUGAR A NO PERDER, ES IMPOSIBLE GANAR. MAS ALLA DE LOS DEFICIENCIAS INDIVIDUALES MAS QUE LA MARCACION FERREA, DURA Y HASTA CON UN APIZCA DE NTENCION DE LA MALA DE LOS CHILENOS.MESSISE FASTIDIA, PERO UN EQUIPO SON ONCE, YSI SE FASTIDIE QUE SE QUEDA EN ESPAñA, LE HICIERON 50 FALTAS, PERO EN LA MITAD DE LA CANCHA, Y ESE ES ELLUGAR QUE EL NO DEBE OCUPAR. SI ES UN MAL PERDEDOR. ESTO NO ES EL BARSA, ES LA SELECCION. HACE UNOS DIAS EMOCIONABA PORQUE ESTABAN TODOS EN SU LUGAR, AYER DEFRAUDO PORQUE ESTABAN TODOS CORRIDOS. PERO NO ESEL MEJOR DEL MUNDO? NO SE PERDIO NADA MAS QUE UN PARTIDO (EN REALIDAD TERMINO EN EMPATE) PERO SE DEJOUNA SENSACION DE POBREZA DE UN EQUIPO QUE PARA MI ESTABA MUY PORENCIMA DE SU RIVAL. HABRA QUE VER SI SE TERMINO EL CICLO DE ALGUNOS,Y QUE MARTINOSITIENE A PASTORE COMO FECHE SE LO CUELGUE DEL CUELLO Y SE OLVIDE QUE TIENE QUE SACARLO (COMO LO HIZO) TODOS LOS PARTIDOS. MAS QUE FETICHE FUE PONERLE UNA CARGA DE DINAMITA DEBAJO DE LA CAMISETA. OTRA VEZ SERA, Y ESPERO QUE SEAMEJOR

  4. Pablo

    Muchos temen que Messi se enoje y no juegue mas para Argentina. ¿Y si no juega mas, que pasa? Nada. Hubo vida antes de Messi, (de hecho todos los títulos argentinos fueron sin Messi), y habrá vida después. Se jugara menos “bonito”, quizás con una forma a lo Simeone y se conseguirá mismos resultados, peores y mejores. Igual que con Messi.

  5. Luciano Roggero

    Chavo, como siempre tus notas me ayudan a entender un poco mas este hermoso juego que tanto me apasiona, y hoy, sobre todo, me sirve para poder pensar sin todo el peso de la angustia y bronca que cargo. Asi que gracias.

  6. que pena que reconozcas tan poco o tan mal el juego de Chile, diciendo que prácticamente se dedicó solo a pegarle a Messi, y diciendo que el árbitro cobraba una de 5 faltas que habían. En las faltas dudosas siempre cobró a favor de Argentina, y por mas fuerte que pegaran nunca se atrevió a sacar amarilla a algún jugador argentino en el primer tiempo. El penal de Silva a Rojo fue clarísimo, eso no te lo niego y quizás por eso demuestras tanto enojo y ninguneas a Chile, pero decir que Argentina llegó más que Chile es una mentira, cuando lo único clarísimo que tuvieron fue el cabezazo de Agüero y la del minuto 90 de Higuaín. Argentina nunca se atrevió a salir a buscar el partido, parecía que querían empatar y solo atreverse en alguna que otra contra.
    Esos dos escalones que dijiste en 90 minutos que Argentina tiene sobre Chile no se notaron para nada en este partido. Quizás haber goleado a Paraguay te hizo pensar eso, pero Chile no jugó ni juega lo flojo que jugó Paraguay en semifinales.

    Chile fue el justo campeón analizando bien la final, porque fue el equipo que salió a proponer y a buscar el partido, supo neutralizar a las figuras de Argentina (que no es mas que eso, sus 4 o 5 figuras, no un equipo) que te pueden ganar un partido, y supo defenderse cuando lo necesitó, y nunca renunció a ganar el partido durante los 120 minutos, lo que gracias al azar de los penales le dio la razón y el campeonato a Chile.

    Saludos

  7. Adamir

    Lo lamento x argentina, soy uruguayo, y coincido con lo que decís, esta copa fue comprada, la hicieron para ellos, el penal con rojo fue INMENSO, pero eran ellos… los compradores, lo lindo de esto que siempre se tiene revancha,

  8. Asidero

    Claro , lo del penal puede no haberlo visto o interpreto que se cae rojo,pero la patada en el estomago la vió cobró y solo saco amarilla.
    Ahora en el juego de Argentina en la copa , para mi fue muy pobre , con el tiki-tiki como único sistema es imposible, no podes ganarle a todos haciendo súper jugadas porque somos mejores y que la empuje cualquiera abajo del arco. También se puede patear de afuera del área , tirar centros y así poder encontrar algún rebote , pero parece que no le gusta eso a Martino, el quiere volver atrás hasta romero y salir jugando desde ahí,ahora entiendo porque salió a bancarlo a Almiron hace unos meses.
    En 6 partidos nos hicieron 3 goles , increíble pero el problema lo tenemos con los de arriba .

  9. Michael Pinilla

    Chavo, te veo cuando puedo por la señal de Fox, soy Chileno,orgulloso de mi selección por lo logrado, siempre consideré tus intervenciones llenas de cordura y objetividad ante cualquier tema futbolístico, comparto muchos conceptos de esta final, como que pudieron ganarlo con la de Higuain, o el penal no cobrado, pero siento mucha bronca en tu publicación que esta llena de subjetividad, porque cuando le ganaron a Uruguay y ellos los molieron a patadas no dijeron nada contra eso, en la final perdieron y según tu opinión Chile jugó sucio y fue avalado por el árbitro. Argentina se presentó en la final pero no la jugó, por merito del equipo Chileno, que corrió, presionó y puso huevos dentro de la cancha, porqué minimizar eso y buscar una excusa en lugar de asumir y reconocer al equipo rival como lo hizo su capitán sin jineta (Mascherano) quién con una hidalguía tremenda no se escudo en excusas sino en disculpas. Visité tu página seguro que una vez más (como hasta ahora) vería un comentario sensato, pero veo y entiendo que el amor por tu camiseta te llena el corazón. Sin embargo esta vez no comparto tu crítica, cuando atribuyes responsabilidad al arbitro. Argentina no estuvo ayer en la final, Messi no apareció al igual que en la final del año pasado, y eso no es culpa del referee. Chile fue mucho más de lo que leí acá, no fue ayudado y si hubiese sido así Argentina tenia armas suficientes y sobre todo al mejor del mundo para revertir esa adversidad. Saludos mi estimado y el fútbol de revanchas.

  10. Fernando

    La verdad que no soy de comentar en las páginas pero mi querido chavo hoy estás usando la política del fútbol!!!. Porque pones a Messi y a la selección explicaciones sin fundamentación pragmáticas. Y la verdad es que hace como mínimo 7 años que se juega para Messi. Primero dijimos que era pequeño y no había que cargarlo con responsabilidades (pekerman), después argumentamos que sólo no puede jugar por ende se le puso dos jugadores para él solo, llámese di maría con pastore y rescindimos un punta ahí quedo agüero solitario. Siempre Argentina tuvo duplas tevez – kun, tevez pipa etc. El resultado fue el mismo perder…. Maradona sólo necesito un socio el burru.. La verdad los gdes no necesitan explicaciones porque juegan y ponen la cara cuando las cosas están feas.. Y en éste caso no se vio!!!. Creo que…. Porque ganes champions balón de oro etc no te hace el mejor del mundo. El mejor del mundo fue Maradona porque él decía cómo se juega en esos momentos tan calientes y ojo no caminaba en una final. Por el otro lado necesitas un equipo… Y equipo es matarse por el que tenés al lado y sólo observo mezquindad, actores de hollywood (lavezzi) y soberbia. Era totalmente claro que la Argentina tiene más equipo que Chile pero con eso no se gana chavo…. Hay que volver a trabajar ser más humildes, éstos chicos que suplantaron a Maradona.. Burru… Ruggeri que si ganaron y demostraron… Se creyeron que son iguales a ellos pero noooo… Lo suplantaron porque estos estaban viejos…. Maradona jugaba infiltrado y no hacía el teatro de lavezzi entendés. Esto me recuerda a los hijos de gdes empresarios (los genios son los padres) entendés!!!. No podemos perder un jugador adelante porque Messi no puede… Ahhh y Maradona ponía la cara ehhh cuando ganaba cuando perdía y sí señor cuando se drogaba…. Conclusión que Messi se queje menos, que tenga más actitud frente a los problemas que le da el rival, que jueguen cómo equipo y si no que se queden en el exterior porque sabés una cosa no importa perder me jode sí cómo perdimos!!!.. A pensar…. A veces no necesitás muchas figuritas para un equipo mirá Chile o otras selecciones a veces lo mejor no termina en equipo sino en individualidades dónde cada uno se quiere salvar, fijate cómo Migre se pega en los gemelos porque se contractura!!!. Viste para que aprendamos Chile tiene menos pero no se lesionó ninguno, tampoco se contracturaron y sabés que toman pisco. Argentina primero se debe sacar la soberbia y después pensar bien porque éstos son graves llamados de atención cuando perdés así….. Éxitos querido y disculpame por escribirte boludeces!!!!

  11. roberto cacchione

    Coincido en parte con vos,pero un equipo no solo necesita un plan B,sino un Cy un D.Hay que estar preparado para atcar,para defender(no es pecado),para meter,si hace falta,para contragolpear,en fin trabajo y humildad.Escuche a un periodista dcir despues del 6-1 Este equipo decreto la Muerte del Bilardismo,gran error del pobre periodista(esto es tipico de ellos,y digo ellos pues se arrogan saber cual es el gusto de la gente,ya que ellos dicen el futbolque le gusta a la gente pero a mi no,entences creo que no sere gente,no se),repiro estos periodistas que les gustan los vagos tienen la costumbre de descorchar antes de tiempo(siempre) o bien dicen “si no hubiera sido por”,en fin Eternos Perdedores,saludos a Manusovich de paso.
    Por ultimo,pobre Messi,no se merece las barbaridades que habla,es un ser humano,con familia y encima viene a poner la cara para que lo desptrocen.Querido Lio,no vengas mas,LOS ARGENTINOS NO TE MERECEN,

  12. cristian caceres

    Estimado Chavo, desde este lado de la cordillera, te sigo hace mucho tiempo, y tomen mis palabras desde el amor al futbol. Creo que como muchos Chilenos era importante ganarle al mejor del mundo con su selección. Que está en proceso de formación del equipo, sin duda. Pero creo lo que no esperamos fue la actitud.. esa no se transa. Desde acá que hemos perdido tantas veces, pero por lo menos teníamos la tranquilidad que se dejó todo en cada derrota. Creo que existen jugadores Argentinos que no merecen llevar la camiseta, yo crecí viendo jugar a Diego M. siendo el mejor del mundo, también lo era en actitud… sin ello creo que la gran selección de nombres de Argentina seguirá siendo eso, solo nombres.. no una sinfonía de futbol que uno espera. A los Alemanes, Uruguay e Italia por nombrar algunos, se les mide por resultado, Brasil y Argentina por sus jugadores e historia, por favor.. Darnos un poco más. Saludos

  13. Excelente análisis, aunque yo pienso que con el Tata Martino el seleccionado Argentino va por buen camino. Párrafo aparte para Di Maria, una lástima que se lesionase. Te invito a que pases por mi página web de los 300 mejores futbolistas de todos los tiempos, sería un placer que comentes. Un saludo crack.

  14. Esteban Castillo

    Chavo: saludos desde Chile, donde constantemente los acompaño en el programa 90 minutos y concuerdo generalmente con tus opiniones, las cuales son bien acertadas y da gusto ver un periodista deportivo que estudia constantemente este deporte que tanto amamos.
    Con respecto a tu opinión sobre la final de la copa América concuerdo en varias cosas; Messi es un grandioso jugador y necesita del apoyo de los compañeros para rendir de forma optima (como todo jugador de fútbol, Maradona con lo magnifico que fue, no hubiese salido campeón del mundo sin las bestias de Ruggeri o Batista en la defensa) con lo cual las críticas que se le realizan de “pecho frío” o “que no rinde como en España”, son una exageración y de índole básica por parte de personas que no saben analizar de manera inteligente las tácticas y momentos de este deporte.
    Reconozco como chileno que a lo mejor no fuimos superiores a la selección argentina, y es cosa de comparar nombres, ligas donde juegan y hasta la disponibilidad de jugadores seleccionables que tenemos, y en consideración a eso teníamos que plantear un partido en donde la base del juego era anular las buenas individualidades que posee la selección argentina. Si jugábamos de par a par, lo más probable era que nos pasara lo mismo que a paraguay en semi final.
    Bajo este paradigma nos teníamos que defender , y funcionó, pero eso no le resta méritos a nuestra selección del inteligente partido que realizamos, y es aquí en donde discrepo contigo, debido a que no justifico su derrota en base a una supuesta expulsión de Medel o a la gran cantidad de falta que recibieron los jugadores argentinos y menos a la actuación mediocre del arbitro. Yo pienso que se destaca más el hecho de que con todas las limitaciones que tenemos como selección, al lado de los jugadores argentinos, nos alcanzó para terminar en tablas el partido , anular casi por completo a los grandes futbolistas trasandinos, y poder definir con una calidad insospechada los penales.
    Una analogía al respecto podría ser la final de la Euro de Portugal, en donde la mediocre y defensiva Grecia salió campeón sorprendentemente, dejando de lado en la final al propio equipo local lleno de estrellas.
    Muchas veces el mejor equipo o jugadores no salen campeones, y eso es lo hermoso del fútbol.
    Saludos a la distancia.

  15. Pablo Belizzi

    Sólo una acotación: el “penal” a Rojo, nace de un tiro libre mal cobrado, por una barrida limpia de Matías Fernández a Lionel Messi; ese centro fue un invento de Roldán. Estimado señor “Chavofucks”, revise el video prolijamente, por favor!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>