INDEPENDIENTE DE LOS PREJUICIOS

MARTÍN BENÍTEZ. Muchas veces se apura y no resuelve con lucidez, pero la mirada de los hinchas hacia él cambió radicalmente. Anoche puso un gran pase para el gol de Lucero. En la escena, escapa perseguido por Toranzo. En base a dieta, trabajo y profesionalismo, Benitez mejoró su juego notablemente.

MARTÍN BENÍTEZ. Muchas veces se apura y no resuelve con lucidez, pero la mirada de los hinchas hacia él cambió radicalmente. Anoche puso un gran pase para el gol de Lucero. En la escena, escapa perseguido por Toranzo. En base a dieta, trabajo y profesionalismo, Benitez mejoró su juego notablemente.

El hincha de Independiente tipo es un personaje futbolero muy particular, sobre todo el de estos tiempos de vacas escuálidas. Habla todo el tiempo de la historia y casi ni la conoce, o bien, la conoce sectorizada, acomodada a discursos vacíos y de sonidos extremadamente antiguos. Se llena la boca hablando de Bochini y el “paladar negro”. Después pone en la fila a Marangoni, Burruchaga, Bertoni y a un par más. Más tarde, suspira por el Negro Clausen, Villaverde, Enzo Trossero y el Chivo Pavoni, todos defensores. Mas atrás en el tiempo, uno puede encontrarse con el Pato Pastoriza, que llevaba la 8 pero jugaba de 10 o Perico Raimondo, que daba los mismos pases cortos que hoy se le critican, por ejemplo, a Gago. Pero en aquel momento, los hinchas tenían alguna sabiduría mayor sobre el juego y valoraban como es debido ese primer pase. En aquellos tiempos del Pato jugador, el que llevaba la 10 era Alejandro Estanislao Semenewicz, un futbolista de temperamento y marca que fue central en sus comienzos en Deportivo Morón –no sabían ni el apellido y lo llamaban “Semianowicz”— y que Vladislao Cap convirtió en volante en el Bicampeón Metropolitano 1970/71. Corría tanto el Polaco que una tarde le pusieron auriculares para charlar con José María Muñoz y ante la pregunta retórica del Gordo “¿Cuántos pulmones tiene, Alejandro?”, el inédito 10 Rojo contestó “Uno, como todo el mundo, Muñoz” y pasó a la historia. Algunos contaron esta anécdota con Mostaza Merlo como protagonista, pero le pasó al Polaco Semenewicz.

Otra falacia es que la gente de Independiente de antes “se sentaba y disfrutaba”. Independiente perdió 2-3 con Platense en Avellaneda en la anteúltima fecha del Metropolitano 70 –torneo que finalmente ganó– y Semenewicz y Pavoni, espalda con espalda, se pusieron a repartir trompadas a furiosos hinchas poco propensos al diálogo. La policía apareció después de un rato. Los hinchas de Independiente, los mismos que se autoengañan (y son engañados fácilmente por cierta prensa que atrasa) con el supuesto “paladar negro”, creyeron que con esa derrota ante Platense generaría que River ganara el campeonato, debido a que el cuadro de la Banda Roja terminaba con Unión de local e Independiente tendría que ser visitante ante Racing. El paladar no les importó, ni tampoco que Pavoni (si, el Chivo, el mejor lateral izquierdo de la historia del Rojo) fuera uno de los sobrevivientes de las Copas de mediados de los 60. Ante la sola suposición de que el equipo perdería el titulo a manos de Racing en el estadio “de al lado”, tomaron la decisión de trompear a los futbolistas.

Si uno escucha a un hincha rojo contarle las hazañas del equipo a los jóvenes de hoy, seguramente le contará un cuentito dulce y naif. Pero si uno analiza los partidos de las finales intercontinentales, por ejemplo, se encontrará con que el supuesto equipo del Catenaccio –el Inter de Helenio Herrera– le dio una paliza fenomenal y le ganó 3-0, que el equipo que se presentó en Amsterdam contra el Ajax jugó con defensores como volantes y sólo dos hombres de ataque y que en la final con Juventus sólo atacó cuando el Bocha hizo el famoso gol y por un tiro libre del Chivo que se fue desviado. El resto, fue un monólogo del cuadro italiano y Pepé Santoro hizo milagros para que el Rojo ganara por primera vez la Copa Intercontinental. No hubo baile, ni el Bocha tiró cien paredes con Bertoni ni Bernao bailó al 3 del Inter ni nada. Y los cinco delanteros del Rojo que jugaron en la Selección en los 50 –Micheli, Ceconatto, Bonelli o Lacasia, Grillo y Cruz– la rompían, pero flaquearon en todos los tramos finales de todos los torneos que jugaron y jamás dieron una vuelta olímpica.

WANCHOPE. Abila festeja el empate agónico de Huracán. En las dos jugadas previas, Independiente hizo todo mal. Desde una falta innecesaria de Albertengo a la falta de atención de Benítez en un rebote, el estatismo de Toledo para habilitar a todos y la poca capacidad del Ruso Rodriguez para leer la jugada.

WANCHOPE. Abila festeja el empate agónico de Huracán. En las dos jugadas previas, Independiente hizo todo mal. Desde una falta innecesaria de Albertengo a la falta de atención de Benítez en un rebote, el estatismo de Toledo para habilitar a todos y la poca capacidad del Ruso Rodriguez para leer la jugada. El análisis básico, en base al ridículo y supuesto “paladar negro”, es que se empató porque entró Papa por Lucero. Nada más lejos de la realidad.

Estas lineas no tienen como fin voltear los grandes mitos rojos ni menoscabar a enormes futbolistas que hicieron del club de la camiseta color sangre uno de los mas importantes del mundo. Se trata, si, de mostrar los prejuicios que los hinchas y periodistas tienen a la hora de evaluar a entrenadores y jugadores, sobre todo en Independiente. El caso mas tremendo fue el de Jorge Solari. Marangoni y Barberón dieron un portazo y se fueron a Boca, el equipo que dirigía Pastoriza por “no comulgar con el estilo futbolístico del Indio Solari”. En realidad, lo que Solari había traído era un entrenamiento más riguroso y Maranga, ya metido de lleno en el negocio de las escuelas de futbol, prefería las prebendas que le daba el Pato al rigor físico del Indio. Solari había sido un volante aguerrido de River y Estudiantes y era uno de los socios fundadores del club Renato Cesarini. Por esas cosas de la vida, le pasó lo mismo que le pasa ahora a Mauricio Pellegrino: le colgaron el cartel de “defensivo”. El problema es que no sólo es un cartel equivocado –con todo lo equivocado que es colgarle la etiqueta de algo a alguien– sino que cualquier contingencia del juego que ocurriera, la culpa sería del entrenador porque es un cagón. Solari debió reemplazar a Pastoriza y eso ya era un problema. Después, mientras se rompía la cabeza para encontrar un sucesor de Marangoni, Bochini apareció en la tapa de El Gráfico con la camiseta de Boca que le cambió el Coya Gutiérrez. Trajo a Reggiardo –goleador de la B Nacional– y al Chaucha Bianco y los hinchas, en nombre del ridículo “paladar negro”, querían prender fuego la sede con Pedro Iso adentro. No sabían ni quiénes eran, pero se opusieron. Solari eligió a Miguel Angel Ludueña (uno de los mejores volantes centrales que haya usado la camiseta roja) para reemplazar a Marangoni y, más tarde, sumó a Rubén Insúa y el Beto Alfaro Moreno. Armó un equipo estupendo alrededor de la veteranía del Bocha y, además, construyó una gran estructura de divisiones inferiores, que era la razón fundamental por la cual lo fueron a buscar. El Independiente de Solari fue uno de los mejores campeones que tuvo la historia del club.

POR POCO. Una de las varias chances que tuvo Independiente en el segundo tiempo. Ni Albertengo ni Lucero pueden conectar el centro de Toledo. Vismara tampoco logró sacarla.

POR POCO. Una de las varias chances que tuvo Independiente en el segundo tiempo. Ni Albertengo ni Lucero pueden conectar el centro de Toledo. Vismara tampoco logró sacarla.

Pellegrino está atravesando un proceso similar al de Solari. Mientras estaba negociando, apareció una bandera –ya casi no interesa si un dirigente la pagó o no– que decía “Pellegrino NO”, algo que no tiene antecedentes en esa historia de Independiente de la que hablan y no conocen. Tuvo un vinculo con Estudiantes y eso ya lo convierte en “defensivo”, nos dicen que “no tiene paladar negro”, que “no defiende con la pelota”. No importa que lleve una derrota en 11 partidos y que el equipo haya pasado de el 16º puesto a tener expectativa de entrar a la Liguilla PreLibertadores. En realidad, el análisis del entrenador está basado en prejuicios, un pariente directo de la ignorancia. En el libro de pases del verano, el que gobernó con mano poco maestra Jorge Almirón, Independiente gastó 10 millones de dólares y trajo jugadores como Valencia, Graciani y una versión “high fat” de Claudio Aquino. El actual entrenador debió lidiar con eso, sin Mancuello, con Cebolla Rodríguez fuera de forma, con el Torito Rodríguez recuperándose de una fractura, con Albertengo en el nivel más bajo desde que llegó, con el trabajo poco sencillo de recuperar a pibes como Martín Benítez y Juan Manuel Trejo y con Julián Vitale –de pocos partidos en Primera– como único volante de recuperación. A eso hay que sumarle que en el gasto de 10 millones de dólares de enero, no se previó que al Torito podría pasarle algo y el plantel no contó con un suplente que fuera un cinco de quite real.

Pero Pellegrino es “cagón”, “defensivo”, “no respeta el paladar negro”. Anoche, contra Huracán, armó un cuadro en el que jugaron el Marciano Ortiz, Mendez, Benitez, Trejo, Albertengo y Lucero. Tres volantes y medio y dos delanteros y medio. Benitez puede ser considerado mitad delantero y mitad volantes ofensivo. Ortiz no tiene a la marca como característica esencial, Mendez menos y Trejo está para ir por afuera y para arriba. Justamente, esta formación fue la que le quitó capacidad de recuperación en el primer tiempo y fue la principal razón por la que Independiente casi no pudo tener la pelota. Pero en el segundo, pegó rápido y después se mantuvo en campo rival hasta faltando cinco minutos. Al igual que con Estudiantes, desperdició chances muy claras para ganar el partido y lo terminó pagando con puntos en jugadas aisladas. En ninguno de los dos últimos partidos, los que empató, el rival lo asedió ni le creó situaciones de gol, algo que el “paladar negro” no valora porque “Independiente tiene que mirar el arco de enfrente”. Y, como contrapartida, fue superior y generó chances para ganarlos.

6 + 4 + 1. Equipo de Independiente que empató 1-1 con Huracán:  Arriba: Cuesta, Albertengo, Ruso Rodríguez, Ortiz, Pellerano, Lucero. Abajo: Mendez, Trejo, Toledo, Tagliafico, Benitez.  Seis hombres con características ofensivas y cuatro mas el arquero para defender. Si bien le crearon solo una situación de gol, en el primer tiempo no pudo tener la pelota. En el segundo mejoró y la victoria se le escapó por poco.

6 + 4 + 1. Equipo de Independiente que empató 1-1 con Huracán:
Arriba: Cuesta, Albertengo, Ruso Rodríguez, Ortiz, Pellerano, Lucero.
Abajo: Mendez, Trejo, Toledo, Tagliafico, Benitez.
Seis hombres con características ofensivas y cuatro mas el arquero para defender. Si bien le crearon solo una situación de gol, en el primer tiempo no pudo tener la pelota. En el segundo mejoró y la victoria se le escapó por poco.

El entrenador está para darle a los futbolistas elementos para facilitar su tarea. Pero tiene un límite. El resto, depende de los jugadores. Pellegrino no puede gobernar a Albertengo si faltando dos minutos para terminar el partido, comete un foul cuando un compañero (Papa) tiene dominada la situación. Tampoco puede entrar al campo y decirle a Benítez que esté atento al rebote, a Toledo que salga para no habilitar a sus rivales o al Ruso Rodriguez que juegue un par de pasos adelante de lo que lo hace habitualmente para tener más chances de sacar alguna difícil. Otra de las funciones del DT es tratar de arreglar los problemas y lo hizo. Independiente mejoró sustancialmente de un tiempo a otro. La paradoja es que los dos mejores partidos de la Era Pellegrino fueron los empates con Estudiantes y Huracán. Lo extraño es que no se lo reconozcan los periodistas “estéticos” y los hinchas con “paladar negro”, a los que la palabra “resultado” les parece sacrílega. Porque en los dos últimos partidos, Independiente estableció clara superioridad sobre el rival, manejó el partido en campo adversario la mayor parte del tiempo y generó situaciones claras para resolver el resultado. Seguir pensando que el cambio de Papa por Lucero –con Benítez, Albertengo, Pereyra Diaz y Ortiz en la cancha– es “defensivo” es no entender de qué va este juego ni que cosas pasan en un partido de fútbol.

PELLEGRINO. El DT en plena tarea. Su lucha contra los prejuicios es interminable. Mientras tanto, trata de armar un equipo que juegue bien y gane. Llevó a Independiente del puesto 16 a casi estar en la Liguilla. Sólo perdió con Lanús por la Copa Argentina y, si bien no puedo ganar, el equipo dio muestras de mejoría en los partidos contra Estudiantes y Huracán.

PELLEGRINO. El DT en plena tarea. Su lucha contra los prejuicios es interminable. Mientras tanto, trata de armar un equipo que juegue bien y gane. Llevó a Independiente del puesto 16 a casi estar en la Liguilla. Sólo perdió con Lanús por la Copa Argentina y, si bien no puedo ganar, el equipo dio muestras de mejoría en los partidos contra Estudiantes y Huracán.

Mauricio Pellegrino llegó a un club complicado. Tiene una historia de grandes triunfos que pocos conocen, pero que a la hora de enrostrarla se creen eruditos. Pellegrino –acompañado por un Cuerpo Técnico de lujo– tomó un plantel cuya capacidad táctica y estratégica está en el Preescolar, porque el entrenador anterior –autor de un trabajo deficiente, apañado por cierta prensa importante– les dijeron que “hay que jugar igual en todas las canchas”, “hay que atacar”, “hay que salir jugando” y no mucho más que eso. Tiene que machacar con una idea más integral y más importante que la de Almirón. Pellegrino debió cambiarle la alimentación a los jugadores porque el porcentaje de sobrepeso del plantel estaba en el orden del 60%. Y tuvo que explicarle a jugadores jóvenes –Martín Benítez es el caso testigo– que la vida del jugador profesional es algo diferente a lo que ellos hacían.

Los prejuicios de dirigentes e hinchas llevaron a Independiente a los peores infiernos a los que puede llevar el futbol profesional. Desde el regreso a Primera, trata de reacomodarse. Recién cuando recupere a todos, el Rojo podrá contar con uno de los mejores planteles de la Argentina. Pellegrino, entonces, será el encargado de armar un equipo poderoso.

Pero, sin dudas, lo primero que deberá vencer son los prejuicios y cierta prensa que lo quiere mordiendo el polvo. Ambas cosas –el prejuicio y el mal augurio– son parientes directos de la ignorancia. Y eso es lo más difícil de combatir.

14 comentarios

  1. Maximiliano Pugni

    Estimado Chavo.. acabo de leer tu columna y me permito disentir en algunas cuestiones.. Yo no creo que sea un tema de paladar negro sino de otras cuestiones. A me hizo hincha de Independiente mi viejo que vio la gloria de los 60 y 70 (que yo no ví) y no me la contó cambiada, de eso estoy segurísimo.. En esas decadas el Rojo fue protagonista en todas las canchas. Eso no se puede discutir.. le gano a todos en el país y afuera. Nadie discute que ese equipo fue vapuleado por el Inter de Milán y 7 años despues por el Ajak. Pero sabés que?: si llegó a esa instancia fue porque fue el mejor de todos en esta parte del continente, cosa que hoy parece un abismo. Y depues vino la gloriosa decada del 80, donde un equipo dio catedra en Brasil, a tal punto que la prensa brasilera, que supongo algo entiende de futbol le puso un “10” a no menos de 5 jugadores contra el Gremio. Eso ya pude verlo, aunque siendo muy chico. Logicamente que como todo equipo de futbol que se precie, debió tener jugadores llamale si queres temperamentales como Pavoni, Zurdo Lopez, Villaverde o Trossero, para que brillen El Bocha, Bertoni, Burruchaga o el Gallego Insúa. Es la genesis de un equipo de futbol. Tambien es cierto que con el procer Bocha, se perdio alguna que otra definición. Tambien es logico.. No existe equipo o jugador que gane siempre!. Querés un caso testigo: con el mejor de todos, Maradona, nos volvimos en el Mundial 82, o hicimos dos Copas Americas muy flojas (87 y 89). Ahora bien, suponiendo que gloria pasada fue mas mitologocia, que real, como intentás describirla, o que para decir mejor, tambien tuvo de lo feo.. yo me tengo que conformar con esta realidad???. Tengo aplaudir a un equipo que no pude generar una sola clara situación de gol frente un pobre Huracan regalado en defensa??-Tengo que seguir tolerando que vistan la camiseta roja Toledo, que ni el mas optimista dirigente de Banfield hubiera creido venderlo en la cifra que lo pagó Independiente. que uno de los centrales siga siendo Cuesta, que no gana una sola divida y es una maquina de hacer foules yde pegarle para arriba??, que el DT ponga a Papa.. si a Papa!!! inventado volante a los treinta y pico, por un delantero, para cuidar vaya a saber que, mientras Pisano se queda en el banco todo el partido?? No !!! si es asi, dejame con “el paladar negro” entonces.Yo no dudo que la culpa no es de Pellegrino, ni dudo de su profesionalismo, pero todas estas ultimas consideraciones son responsabilidad de él, que sigue poniendo a esos jugadores.Y seamos realistas: tampoco ha hecho gran cosa desde su llegada. El rendimiento del equipo es flojisimo.. Esa mini remontada la logró ganándole a equipos muy flojos como Olimpo, Colon, y Rafaela, a otro que hace 1 años nomas estaba dos categorías abajo (Temperley), y a otro como Defensa y Justicia de manera muy ajustada y sin merecerlo. Lo mismo podría haber hecho Almirón si seguia. Yo creo que el problema de Independiente en los ultimos años, no ha sido el paladar negro añorado, sino dirigencias nefastas, ineficaces y corruptas que desvastaron al club. Hablaste en un punto de la etapa de Solari.. Es cierto, que fue muy cuestionado al principio (pasa con muchisimos DT, caso reciente Cocca en Racing por ej.), pero al final la gente lo reconoció.. y sabes que tuvo detrás?? una gran dirigencia, con don Pedro Iso a la cabeza, que no solo bancó en la adversidad, sino que tuvo capacidad de ir a buscar grandes jugadores, para reemplazar a Marangoni y Barberón que se habian ido a Boca, la Vieja Reinoso a River , Percudani a Austria e Islas echado por el DT.. En ese libro de pases llegó un buen arquero como el uruguayo Pereyra que vnia de ser campeon de Amércia con Peñarol, un extraordinario jugador como Rubén Insúa, otro gran jugador como Ludueña, y una joyita como Alfaro Moreno, que todos lo codiciaban, pero que él por propia voluntad (lo dice siempre), prefirió irse a Independiente porque los jugadores cobraran en tiempo y forma allí. O sea resumiendo, Independiente está inmerso en una crisis, porque alli la llevaron los dirigentes; pareciera que en la parte institucional está saliendo adelante, aunque en lo futbolistico sigue en deuda.. Y el problema es de la calidad de los jugadores y del dT en parte, No del “paladar negro” o si querés por llamarlo de otra forma el gusto por el futbol bien jugado de los hinchas. El hincha de Independiente se ha bancado todo en esta epoca hasa un descenso; a los hinchas nos tienen que hacer un monumento, que pese a ver todos los fines de semana un equipo horrible, sigue llenando la cancha y se sigue haciendo socio. Saludos.

    • chavito44
      Author

      El comentario responde al hincha típico que describo. Cree que antes eran todos fenómenos, que bailaban a todos los rivales, que Pisano es un crack, que merece un monumento por ir a la cancha todos los domingos (?) y que el cambio de Papa por Lucero, faltando 5 fue determinante. Lo que decís del tiempo de Solari es falso. la gente de Independiente nunca lo reconoció y tuvo que irse por la ventana. Y si no le ganaba a Boca como le ganó, hubiese renunciado en medio del torneo, harto de la ignorancia del hincha.
      Igual que ahora. Si Gallego no hubiese mandado al club al descenso, estarían pidiéndolo. Lo mismo que si Pastoriza viviera. Los hinchas de Independiente atrasan, compran todos los versos, nunca entendieron de qué se trataron los últimos 25 años de futbol. Ni los hinchas ni los dirigentes, que antes que dirigentes fueron hinchas. Y le ganó a los rivales que le tocaron, Independiente no los eligió.
      Saludos.

  2. Jorge

    Llevó mucho tiempo escuchando sobre el “paladar negro” de las décadas pasadas y grandes equipos y grandes jugadores. El hincha de independiente debe entender o al menos tratar de entender, que el fútbol cambia y que se quedó en el tiempo. Hace 20 años que el club viene penando con planteles malos, dirigentes nefastos e hinchas que no tienen idea de que quieren. Pellegrino llego al club con mucha (?) resistencia de cierta gente por su pasado en estudiantes, esa misma gente que defendía a Almirón por salir cuarto ( muy buen torneo desp de mucho tiempo), en un par de fechas de flojo funcionamiento, pedía a gritos que se vaya.
    Llega al club otro entrenador, (según cierta prensa partidaria, la antítesis de Almirón) y le da al equipo un orden que al otro le faltaba, una seguridad defensiva que al otro DT le recriminaban, no puede contar con sus dos mejores jugadores (mancuello y rodriguez), desde su llegada pierde un sólo partido (perdible) con todas estas cosas a favor, más otras que están a la vista de todos (caso Benítez, trejo y la parte física como hace mucho no pasaba), la gente vuelve a explotar y a pedir vaya a saber que. Muchachos hace 20 años que no tenemos una identidad, porque ni nosotros sabemos lo que queremos, dejemos trabajar a ún DT que tiene una idea clara de como se juega hoy con los jugadores que tiene, seguridad defensiva, un medio campo, con marca y equilibrio (falta rodriguez) y una delantera que desequilibre. Pellegrino esta en búsqueda de eso y hay que darle tiempo. Por último el que piense que huracán nos empata porque el cambio de papa es defensivo, esta equivocado y les recuerdo que más de una vez cuando el equipo iba ganado le recriminaban al otro DT que no hacia cambios defensivos para cerrar los partido. Espero que el hincha que entienda algo de fútbol deje su fanatismo y analice las cosas con más profundidad porque hace 20 años no más que no sabe que quiere.

  3. Richard

    Coincido TOTALMENTE en el análisis de la situación actual. Disiento en parte en la cuestión histórica pero como aunque tengo unos cuantos, se que de la historia no se vive considero a este un muy buen análisis

  4. luis

    Chavo todo bien pero yo que fui testigo del 3-2 a Santos de Pelé en Brasil, de 2-2 a Talleres de Córdoba en cancha de Talleres con 8 jugadores y con arbitro amañado y todo, del 3-2 ante racing que vos, no se si por olvido o intención olvidaste completar como campeón del 71 (Chirola YAZALDE MAESTRO) del baile que le dio al Inter en el tercer partido con un Bernao endiablado que lo hicieron perder (acordate lo que le costó a Enzo Ardigó la puteada por radio comentando la injusticia que estaba viendo) alevosamente de tal forma que los tanos salieron del Bernabeu con la cabeza gacha( que también omitiste comentar).
    Del negro Galván que con fractura de peroné siguió jugando (OTRO GRANDE ) en fin.,. tantas epopeyas o no te acordás del 3-0 a Cruzeiro?? o el 4 a 1 a Peñarol en Chile con un de la Mata extraordinario.
    Entonces en esos ejemplos que te estoy dando había a veces (pocas) “paladar negro” pero la MAYORIA de las veces era huevo, orgullo, entereza ganas de ganar (Mistica? ya se que no te gusta la palabra). Asi que a mi, con 68 pirulos encima no me vengas que somos de “paladar negro”. Lo que sucede querido periodista, que hoy uno compara la forma de plantarse en el campo,la indolencia actual, la categoría jugador por jugador y a la fuerza tiene que acordarse de esos equipos de aquellos tiempos no por paladar sino por eficiencia. Saludos

  5. Miguel Angel Querede

    Estimado Chavo,soy de PERGAMINO, y con mi primo Facundo Jauregui, en la nefasta epoca del nacional, pasabamos, a buscar a GUILLERMO PEREYRA, por entonces integrante del plantel de 1ra, e ibamos a la ERICO BAJA, donde en varias oportunidades tuve el placer de charlar contigo.No voy a hablar de tecnicos ni jugadores si de HINCHAS.Cuando puedo ir a la cancha, soy habitue de la ERICO ALTA, la misma que PUTEABA A MANCUELLO Y DEFENDIA A GALLEGO.Y es verdad, estamos criados CON PALADAR NEGRO, yo tengo 58 años, pero, eso no justifica nuestra intolerancia.Lo que explica nuestra falta de paciencia, es ver que se contratan jugadores sin calidad, mal preparados, con una displicencia en la cancha QUE ENERVA LOS NERVIUS, con tecnicos que no sabemos(NI ELLOS MISMOS), A QUE JUEGAN,Porque es cierto, que a los 5 minutos, si no hicimos un gol, YA PUTEAMOS, si el Ruso la revienta, puteamos, si la tocan para atras, TAMBIEN.ETC.Pero lo que pasa, que como dijo el RUSO VEREA, “HACE 20 AÑOS QUE JUGAMOS CON LA SUERTE”, y pasaron 5 mas, y todo ese descalabro institucional, SE VE REFLEJADO EN EL HUMOR DEL HINCHA, porque la SOBERBIA, de la que hablan los de ra-sin-club, ES CIERTA, y en nuestro caso hay que bancarse, que te digan HACES 500 KM. PARA VER ESOS MUERTOS, .OJO,!!!! No pedimos al 10, barca, al 9 del CITY(OJALA!!!!), AL 8 DEL bayer, porque vos sabes, muy bien, que YAZALDE, era de pirañas,BURRUCHAGA, de arsenal en la D, Y ALZAMENDI, policia en durazno.ESPERO QUE EL SABADO SE REIVINDIQUEN.UN ABRAZO CHAVO

  6. Carlos Lauro

    Excelente trabajo Chavo. Tengo 62 años y me tocó vivir toda la época gloriosa de CAI. Lo primero que logramos fue con Hacha Brava Navarro, Pipo Ferreiro, Jorge Maldonado, el Negro Rolan, luego el Chivo.. Atrás y en el medio, siempre pierna fuerte y templada. Así arrancamos. Saludos.

  7. Maximiliano Pugni

    1) Chavo: La “gente cantaba que de la mano de Don Solari, todos la vuelta vamos a dar”.. NO es falso lo que digo, lo ví…. La gente terminó reconociendolo. Se fue, porque entró en una debacle futbolistica luego de perder la supercopa con Boca, y quedar eliminado con River en la Libertadores 1990 a manos de River, y porque estaba enfrentado con algunos referentes del plantel, por separar a Ludueña. Estuvo 2 años y medio al frente del equipo.

    2) Jorge.. que partidos estás viendo: “La gente bancaba a Almirón”???.. fue resitido desde el primer al ultimo día.. Otra: “Pellegrino le dio solidez defensiva”: donde ves la solidez defensiva??. Le meteiron goles boludos todos los partidos, Defensa y Justicia le creo como 8 situaciones claras de gol..

    3) A todos: si nosotros atrasamos 25 años como dice el periodista y suscriben muchos hinchas por lo que veo aquí.. Cual fue la culpa nuestra.. ??? Nosotros no fuimos los culpables de que trajeran al club a Rozental, Aristides Rojas, Wilmer Cabrera, Osito Nuñez, Sergio García, Tavio, Culio, Bujan, Herron , Pautasso, Guadalupe,Moreyra, Pony Oyola, Puertas, Centrurion, Santana, Zapata lesioando, Leguizamon lesioando, y tengo 70 jugadores MEDIOCRES mas que pasaron.. No fue culpa nuestra haberlos puteados.. Los pueteamos aporque eran MALISIMOS,, y eso te lo refleja los numeros, las pesimas campañas..

    Y reitero, aunque el amigo periodista me ponga sarcasticamente un signo de preguntas, cuando hablo del monumento al hincha; si querés saco la palabra monumento.. Lo que si sostengo es que el hincha no es culpable, el hincha de Independiente es lo mas npble que hay, porque conozco gente ya mayor, que vio toda la gloria y se sigue bancando esta realidad y sigue yendo a la cancha y pagando la cuota de socio,.. No nos culpemos nosotros de los fracasos de los ultimos años.

  8. Nahuel Ruiz

    Chavo:

    Tengo 30 años de socio e hincha y sinceramente no pude apreciar la época dorada roja, igualmente conozco la historia por mi viejo ,mi abuelo, por haber leído mucho y se que la mística copera era a base de equipos con gente con carácter que se plantaban en cualquier cancha , como el chivo Pavoni , el pato Pastoriza , mas la magia del bocha con algún que otro socio o ladero. Lo del paladar negro creo que comienza con el famoso equipo del 84 , con un 5 como Marangoni , Burruchaga , y con el incansable Giusti que hacia el laburo “sucio” y por algo fue titular en el mundial 86 con Bilardo como dt.
    Después del retiro de Bochini , mas los manejos pésimos dirigenciales pasamos a ser un club mas del montón siempre en mitad de tabla , con jugadores impresentables que nunca podrían haber vestido la roja y con algún que otro veranito como con Brindisi 94/96 , el campeón del 2002 con un equipo prestado o la sudamericana 2010 hipotecando el campeonato que luego devendría en un descenso.
    Como alguna vez le escuche decir a Milito , nosotros mismos sabemos que cuando hicimos bien las cosas dirigencialmente hablando salimos campeones de todo , siendo el Orgullo Nacional con tardes y noches épicas. Y cuando no tuvimos un proyecto de club y una dirigencia a la altura del mismo tuvimos lo que tuvimos y seguimos masticando fracasos y regalando prestigio desde hace 20 años.
    Viéndolo desde esa óptica , esta dirigencia con aciertos y errores esta poniendo de nuevo de pie al club en todo sentido, con un proyecto integral de inferiores y lamentablemente no estamos dando en la tecla con los jugadores que salvo el Torito , Albertengo, y alguno mas se esta errando y mucho en los refuerzos.
    Creo que como bien dijo Pellegrino un Manager al estilo Bassedas en Velez o Franchescoli en River le daría un salto de calidad y minimizaría el margen de error en cuestiones futbolisticas.
    Desde hace años compramos jugadores por nombre y sin mirar actualidades, en vez de revolver en el ascenso y buscando en Sudamérica.
    Con respecto al nivel futbolistico ,desde la estadística los números de Pellegrino son muy buenos, la realidad es que el equipo no da 3 pases seguidos y le ganamos a DyJ cuando merecimos ser goleados, empatamos de casualidad con el peor Arsenal desde que subió a primera, y como dijo un dirigente de los que menos me gustan es un dolor de ojos ver a Independiente. Y no voy a la idea de moda del Barcelona , ni al paladar negro, pero si el equipo no juega a nada , seguramente tengas menos chances de ganar, salvo alguna aparición de Benitez ( acierto del DT) , el equipo no genera y no es sólido .
    Almiron tuvo muchos errores y caprichos, pero también muchos aciertos ,potenció a Mancuello (impensado hace tiempo que metiera la cantidad de goles que hizo , el rendimiento que logró ,fuera citado a la selección y tuviera una cotización de 5 millones de dolares), a Albertengo (a quien trajo el) , y el equipo por momentos jugo un Fútbol que hace muchos años no jugaba, jugando a un toque, con movimientos y variantes ofensivas y entusiasmandonos con el juego, con una idea. El titulo de racing , mas la ida medio conflictiva de Montenegro(ciclo cumplido hace rato) , sumaron una histeria en contra del DT , que termino con el clásico perdido y la despedida del mismo. Hoy con Pellegrino el equipo perdió ese juego y esa dinámica , apostando a que mejorara en el sector defensivo , sumando un orden que al día de hoy después de varios partidos no se ve, y la realidad es que el equipo deambula en la cancha , sin ideas ofensivas , y menos variantes y así como con Almiron , le falta el torito rodriguez que solucionaría varias cosas al mediocampo junto con Mancuello.
    No dudo de las condiciones de Pellegrino como DT , en Estudiantes vendieron muchos juveniles en millones de dolares que fueron promovidos por su cuerpo técnico e hizo una campaña muy buena en su paso por el club de La Plata, pero hasta acá, no se ve la “mano” del DT por Avellaneda.
    Semana crucial con el clásico y el cruce con Arsenal , determinaran el futuro de un DT de los llamados resultadistas al que paradojicamente lo salvaran o lo crucificaran estos 2 resultados.
    Muy bueno el blog. Saludos.

  9. Diego Mazzei

    Coincido en gran parte con lo que opinás, Chavo. La era Solari pendió de un hilo, y fue Pedro Iso el que bancó a Solari a capa y espada. Incluso tuvo que cambiar al arquero (Vargas, cuestionadísimo) por el uruguayo Pereira, que había llegado para ser suplente. Y hago hincapié en algo fundamental de lo que exponés: el trabajo de inferiores. Independiente conformó en ese momento (de la mano de Salvador Capitano y otra gente que había venido de Renato Cesarini) un segundo equipo de juveniles formidable. Daba gusto ir temprano para ver jugar a la reserva, más allá de que la mayoría de esos jugadores después no tuvo una carrera destacable. Es más: después de que salió campeón en el torneo local jugaban los juveniles y ganaban.
    Más acá en el tiempo, está el caso del Zurdo López, muy resistido por la gente. A tal punto de que pese a haber ganado la Supercopa en el Maracaná se tuvo que ir.
    El equipo de Solari modernizó la manera de jugar de Independiente, que venía de hacer un gran torneo en la temporada 86/87 (para mí ese era un equipazo, el de Islas, el de Franco Navarro, el de Pastoriza). Es más: le ganó los dos partidos a River y a Boca. Con Clausen en su plenitud; con Monzón, que dio la talla con carácter al agarrar la titularidad por la lesión de Villaverde (que no jugó nunca más); con el paraguayo Delgado y su experiencia; con el Chaucha Bianco (para mí, el motor del equipo con sus relevos); con el negro Ludueña (crack); con la dinámica de Insúa; con el Bocha; y con la explosión de Alfaro Moreno y la revelación de Reggiardo como goleador. El único equipo que vi que neutralizara a ese Independiente fue el Boca de Aimar, el que le ganó la Supercopa.
    Abrazo.

  10. rodrigo

    Algunos hinchas de Independiente juegan al solos al metegol y pierden el partido. Esta muy bien hacerse una historia para proyectarse al futuro con ese ADN. Crear una mística. Pero ese ADN hay que alimentarlo cada año con resultados concretos. El Barcelona de hoy, lo empezó a diseñar Cruyff hace 10 o 15 años atrás y recién hoy y a con un altísimo porcentaje de jugadores canteranos, incluído el mejor del mundo, es un equipo tremendo. Antes siempre estaba por detrás del Real. Aquellos Independientes, con todos los matices, no tuvieron nadie quien los siguiera, no tuvieron una continuidad. Una proyección más allá de un campeonato y una gloria bien ganada, pero que no tuvieron una línea de proyección ni siquiera mínima. Salvo en la retina de los hinchas que se autoengañaron en la nostalgia de ese ayer. De repente algunos hinchas de Indpendiente, pasaron a sólo festejar que le ganaban a Racing o incluso que empataban. Eso si, la historia, en paz. Pero, siempre hay un pero, el golpe del descenso creo que empezó a trazar algo. Una leve brisa. Brindisi, fue el que puso a Mancuello a romper filas de volante interior, luego De Felippe (con uno de los equipos más horribles de la historia de Independiente), siguió esa idea y empezó a batallar con el juego por el piso más lograr cierta solidez defensiva a repito, un equipo horrible, luego Almirón, potenció a Mancuello y con todo lo criticable que fue su periódo, siguió esa línea y le dió algo más de ofensiva desordenada, con un lirísmo tonto y suicida y ahora Pellegrino conjugó equilibrio, solidez, dinámica y buen juego, poco complaciente con la supuesta “sabiduría” de la tribuna que por ejemplo jamás valoró a Benitez. Hoy vale mínimo 10 millones, algo que De Felippe ya había dicho. Hoy vemos que se vendió a Mancuelo en más de lo que hasta el más fanático del Mancu podía imaginar. Pellegrino debe batallar no sólo con un club que perdió toda dignidad y brújula, sino con hinchas que su máxima visión de largo plazo es un feriado puente. Si esta es la supuesta sabiduría de algunos hinchas de Independiente. Si ésta es la visión del paladar negro. Mejor que cerremos el club y que se queden con ese perfume falso que agiganta lo que no ocurrió y que nos devore el polvo del olvido. Pero todo lo que llegamos a ser de verdad, no lo puede borrar nadie. Por que la historia que tenemos no la borra nadie. Las Copas están ahí. Guste o no guste a quien sea. Y con todos los matices que decís Chavo y otros más que seguro hay por ahí. Pero es nuestra historia al fin (ganar un campeonato con 8 hombres conyra un equuipo sin mucha inexperiencia como era ese Talleres, no me lo contó nadie, lo vi yo y a mis 8 años eso me hizo hacerme hincha del rojo para siempre).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>