RESPETEMOS A LA SELECCIÓN

MESSI. Se dijo que no quería venir más. Él mismo lo desmintió esta semana, en una nota que le dio a ESPN. Está maduro y juega cada vez mejor. Pensar el equipo sin él es un disparate.

MESSI. Se dijo que no quería venir más. Él mismo lo desmintió esta semana, en una nota que le dio a ESPN. Está maduro y juega cada vez mejor. Pensar el equipo sin él es un disparate.

La Selección Argentina, por estos días, está en un segundísimo plano en los intereses de hinchas y periodistas. El torneo argentino de 30 equipos –un adefesio organizativo, pero muy interesante– está entrando en su fase final y Boca y San Lorenzo lo pelean mano a mano, pese a cierta ambición justificada de Racing, algún resbalón local de River y el tardío despertar de Independiente.

Sin embargo, es un error. La Selección está por encima de todo y de todos siempre. Incluso, está antes que cualquier desaguisado de calendario, de los tantos a los que esta AFA de la transición nos tiene habituados. Aquello de “Prioridad 1″ de los años de Menotti hoy es una quimera porque cambió la cabeza de los comunicadores y, por supuesto, de los hinchas. El hincha de Boca que se desgañitó pidiendo a Tevez para el cuadro celeste y blanco, hoy no quiere que vaya. Lo quiere para el partido del domingo contra San Lorenzo. El tipo de River que se pasó dos años pretendiendo que juegue Kranevitter, hoy lo tiene en EEUU haciendo un loco con Messi. Sin embargo, no le importa. Desde los medios, le dicen que el partido contra Bolivia es “pedorro”, que el torneo es lo mas importante y que Martino es un irresponsable porque “le saca” jugadores a River, Boca y San Lorenzo y no al Paris Saint Germain. Y lo dicen los mismos periodistas que venderían a la madre con tal de estar en un Mundial, pisarían la cabeza de cualquiera a cambio de viajar a una Copa América.

MARTINO. Uno puede discutir estilo o esquemas o planes de juego. Pero, de ningún modo, se puede cuestionar su convicción a la hora de trabajar para la Selección. Pidió públicamente la suspensión de la fecha, cosa que le habían prometido en febrero. La AFA no cumplió.

MARTINO. Uno puede discutir estilo o esquemas o planes de juego. Pero, de ningún modo, se puede cuestionar su convicción a la hora de trabajar para la Selección. Pidió públicamente la suspensión de la fecha, cosa que le habían prometido en febrero. La AFA no cumplió.

Lo primero que da cierta tirria en este tema es lo que contó el Tata en el programa “90 Minutos de Fútbol”, que se emite por Fox Sports…

En Febrero, los dirigentes me dijeron que de las dos Fechas FIFA del año (marzo y septiembre), sólo podían parar el fútbol en una de las dos y que pensaban hacerlo con la de marzo. Les dije que prefería que se parara el futbol en la de septiembre porque las Eliminatorias comenzaban en Octubre y necesitaba juntar a todos los jugadores sin el menor obstáculo. Me dijeron que sí, que así sería. Pero cuando llegó el momento, decidieron jugar la fecha. Qué pasó en el medio, por qué cambiaron, no lo se. Pero yo necesito a los jugadores. Y ellos necesitan convivencia, entrenamientos y los amistosos.

O sea, el primer problema es la organización. En la AFA dicen que la fecha se juega porque todo se corrió cuando pararon el futbol por la muerte de Emanuel Ortega, jugador de San Martín de Burzaco. El futbolista chocó su cabeza contra la pared perimetral de la cancha de su club el 29 de abril y, tras unos días de agonía, falleció. El hecho causó mucho dolor general, pero a los dirigentes de la AFA les dio cierta culpa porque en los costados no había protección y decidieron parar la fecha 13, en una medida discutible. Pero lo hicieron, se sintieron bien de espíritu y prometieron tomar ciertas medidas que aún no tomaron.

La fecha 23 del Torneo de 30 Equipos, la de la Fecha FIFA, quedó suspendida de todos modos. Pero los que imponen la agenda son los medios y los medios instalaron el tema de que “en la fecha 23, Boca enfrentará a San Lorenzo y lo hará sin Tevez porque se va a la Selección”. Y como los medios corren detrás del rating y el que da rating es Boca, no importó que también faltara Ortigoza, convocado por el Pelado Diaz  a la Selección de Paraguay. El tema era Boca y Tevez. Ni siquiera recordaron que Gago, Lodeiro y Fuenzalida tampoco estarían. A partir de allí, comenzó una cadena de especulaciones periodísticas y dirigenciales. San Lorenzo, obviamente, estaba muy interesado en rever el tema de la suspensión de la fecha, mientras Boca iba en sentido opuesto. Después de una reunión en la AFA –lugar del que se fue Angelici dando un portazo y en el que Tinelli comienza a sentirse cómodo– San Lorenzo logró su cometido: la fecha 23 se jugaría en tiempo y forma.

CARLITOS. No se supo, pero intentó bajarse de la convocatoria por la presión que los medios hicieron a favor de los intereses de Boca y en contra de la Selección. Angelici fue quien se lo impidió y lo hizo reflexionar.

CARLITOS. No se supo, pero intentó bajarse de la convocatoria por la presión que los medios hicieron a favor de los intereses de Boca y en contra de la Selección. Angelici le dijo que era imposible y eso lo hizo reflexionar.

Fue en ese momento en el que comenzó una dura batalla contra la Selección Argentina. Todos los días, con solo encender una radio o ver ciertos programas de debate futbolero, uno pudo escuchar frases de este calibre:

 

¿Para qué Martino le saca a Boca a Tevez y a Gago si van a ser suplentes?

¿Martino le saca a Boca a Tevez y a Gago para dos partidos pedorros contra Bolivia y México?

Basta de Rojo. Hay que llamar a Emanuel Mas. 

¿Para que llaman a Emanuel Mas si va a ser suplente?

Hay que llamar a Kranevitter. Basta de Mascherano.

¿Para qué llaman a Kranevitter? ¿Para jugar con Bolivia?

¿Para que llaman a Casco? 

Si Messi no quiere venir más, que no venga.

Basta de Higuaín. 

Martino cuida los intereses del Paris Saint Germain. 

 

La Selección es nuestra máxima representación en el mundo. Mas que River, Boca, Independiente o cualquiera. Cuando se habla del futbol argentino, se habla del futbol subcampeón del mundo. Se habla de Messi, Agüero, Di María, Mascherano o Biglia. Basta con leer diarios internacionales o escuchar a periodistas extranjeros hablando de nuestro futbol. Es cierto que la Selección tiene hinchas solamente en los Mundiales y, si va bien, en la Copa América, pero no podemos quedarnos con esto. Si no hinchan para la Selección en los amistosos o no les importa, es un problema de los hinchas. Los periodistas tenemos otra obligación. Tenemos la obligación, por ejemplo, de informar que Di María no vino porque estuvo lesionado y recién se recuperó. Y porque la AFA le debe un favor al París Saint Germain, cuando el club parisino le dio a Lavezzi en tiempos de Sabella en una situación no del todo ventajosa para los calendarios europeos. No es relevante ni Martino “le cuida los intereses al Paris Saint Germain y no a Boca”. Si hay un jugador al que Martino no necesita meter en un movimiento colectivo ni estudiar su reacción con la camiseta argentina, es Di María. Ni Martino ni la AFA presionaron sobre el PSG porque, en el futuro, Di María será muy requerido y se necesita una relación fluida, sin sobresaltos. Los hinchas no tienen por qué saber esto. Los periodistas si. Di María recién volvió a jugar este último fin de semana y fue debut en el nuevo club. Toda esa situación estresante no debía ser alterada, aún más, por un viaje y dos partidos amistosos. Incluso a la Selección Argentina, y pensando en las Eliminatorias, le conviene que Di María acumule competencia oficial.

DI MARÍA. Laurent Blanc da las últimas indicaciones a Angel Di María, antes de su debut en el PSG. Fue su regreso a las canchas después de la lesión de la final de la Copa América 2015. La AFA le debía un favor al club parisino y por eso accedió al pedido de no convocar a Fideo. Aquí se habló de "contemplar los intereses del PSG". Nada mas lejos de la realidad. Di Maria no necesita pruebas.

DI MARÍA. Laurent Blanc da las últimas indicaciones a Angel Di María, antes de su debut en el PSG. Fue su regreso a las canchas después de la lesión de la final de la Copa América 2015. La AFA le debía un favor al club parisino y por eso accedió al pedido de no convocar a Fideo. Aquí se habló de “contemplar los intereses del PSG”. Nada mas lejos de la realidad. Di Maria no necesita pruebas.

En un momento, fue tanta la explosión mediática de que “Tevez faltará justo en el partido contra San Lorenzo” que el propio Carlitos fue a la oficina que el presidente Angelici tiene en las entrañas de la Bombonera y preguntó si podía bajarse de la convocatoria a la Selección. “No hay ninguna chance. Sería un quilombo que no le conviene a nadie”, le contestó Angelici, alguien a que Tevez escucha mucho en estos días. La Selección es el equipo mas importante de la Argentina. No es un club de barrio, en el que decimos “vino hasta acá, tiene que jugar”. Si a un jugador lo convocan y no entra a jugar, paciencia. Son las reglas del juego. Un futbolista de elite tiene que estar listo para cuando el seleccionador lo necesite.

Del resto de las premisas (pedir a Mas y quejarse cuando lo convocan, pedir la cabeza de Messi y Mascherano, acusar de estupideces a Martino) no merece la mínima explicación. Se caen por su propio peso.

A la Selección hay que cuidarla y, sobre todo, respetarla. Cada vez que una camiseta celeste y blanca se presenta en cualquier parte del mundo, sin importar el rival, todo debe detenerse y poner los cinco sentidos allí. Desde el primer lugar que se la debe proteger, es en la AFA, la dueña del escudito que brilla sobre la camiseta. Se la protege con buenos calendarios y respetando las decisiones que se toman. Es un disparate que se juegue la fecha sin 14 futbolistas que, habitualmente, son titulares en sus equipos. Boca y San Lorenzo se roban la atención, pero hay mas equipos que se quedan sin sus figuras. Y eso no es responsabilidad de los entrenadores nacionales ni de las asociaciones que los convocan. Es absoluta responsabilidad de los que organizan.

El respeto parte de todos. Desde el hincha –que solo conoce su propio ombligo– a periodistas irresponsables que vomitan frases demagógicas sin sentido. Y de los dirigentes, los que están y los que dicen que vendrán.

La Selección Argentina merece respeto y cuidado. Es hora de que se los demos, de una buena vez.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>