SAMPAOLI FUE MENOS QUE SU REPUTACIÓN

NO LA VIO. Los jugadores nunca creyeron en la idea de Jorge Sampaoli, pese a los esfuerzos que el entrenador hizo para torcer esta dinámica. Inclusive, hubo declaraciones públicas ensalzando en exceso a Messi que surtieron el efecto contrario. El fin de ciclo fue brutal. No hay espacio para la continuidad de Sampaoli, mas allá de que la idea inicial era que siguiera hasta Qatar 2022.

Jorge Sampaoli llegó a la Selección Argentina con una gran aceptación y su búsqueda respondió al gusto futbolistico de las dos máximas autoridades de la AFA, Claudio Tapia y Daniel Angelici. El que hizo las gestiones fue Tapia, pero Angelici empujó con fuerza. Ya habia querido llevar a Sampaoli a Boca y hasta hubo una cena en el centro de Buenos Aires, mientras el DT estaba trabajando en la Selección de Chile y sabía que su plazo terminaría un poco más tarde. La charla fue tan profunda y detallada que Sampaoli le dio a Angelici una lista de jugadores prescindibles, entre los que estaba el arquero Orión.

El presidente de Boca hizo un segundo intento por traer a Sampaoli, esta vez, cuando se fue Arruabarrena. Ya estaba hablado Guillermo Barros Schelotto, el preferido de Mauricio Macri y el Mellizo se moría por dirigir a Boca, después de su claroscura experiencia en Lanús. A Angelici lo seducía Sampaoli mucho mas que Guillermo y hacia allí apuntó con fervor, aunque con un obstáculo serio: Sampaoli se habia manifestado como “muy hincha de River”. En otros tiempos, Pedernera, Di Stéfano, Pipo Rossi y hasta Renato Cesarini (tipos muy identificados con River, le digo a los pibes) dirigieron a Boca. Es más, Pedernera, Di Stefano y Rossi fueron campeones con Boca ganándole partidos decisivos a River. Pero hoy no se sabe demasiado de la historia, no les importa. En los años 90, sobre todo por cuestiones de marketing, la rivalidad fue alimentada hasta el hartazgo, en algunos casos fue trasformada en enemistad y, entonces, que algún ex jugador de River (o alguien que haya manifestado alguna vez su simpatía por River, como en este caso) que sea un excelente entrenador, no podria ser DT de Boca y viceversa.

EL ÚLTIMO DE SAMPAOLI. Arriba: Mascherano, Rojo, Armani, Mercado, Otamendi. Abajo: Messi, Banega, Enzo Pérez, Di María, Pavón, Tagliafico. Esta formación comenzó el partido con Francia el 30 de junio de 2018. Será recordada porque fue la tarde en la que Sampaoli quiso reeditar el “falso 9” de Guardiola, porque es el último partido de Mascherano en la Selección y porque, tal vez, a partir de ahora comience una nueva era.

Sin embargo, Sampaoli –que recibió de Boca una oferta de dinero que lo conformaba– dijo que no. Al DT no le gustó que quien se tomara un avión a Santiago para cerrar todo fuera Adrián Ruocco –representante de Tevez y Wanchope Abila, entre otros– y no el presidente. “Si no viene el presidente, yo no firmo nada. No corresponde que haga tratos con alguien que ni siquiera es de la Comisión Directiva”, dijo por entonces el entrenador. El avión privado en el que viajó Ruocco regresó sin nada. Angelici no fue y Sampaoli no vino a Boca. Se quedó en su amplio departamento de Santiago esperando una nueva oferta.

Es decir, la llegada de Sampaoli a la Selección Argentina no fue improvisada. Es cierto que la unanimidad la tenía Diego Simeone, pero todos sabian que el Cholo iba a rechazar el convite porque 1- no quiere dirigir una selección a esta edad, prefiere el dia a dia, 2- porque no quiere dirigir a esta generación, 3- porque no quiere convivir con Messi. Elijan la que mas le guste. Entonces, el 2 en la lista era Sampaoli, que, como quedó claro, también era del gusto de Angelici y Tapia. Tampoco es que iban a buscar a un DT sin chapa. Sampaoli era el DT de un muy buen Sevilla y habia sido un entrenador histórico de Chile. Primero, armando un excelente equipo de la U (tricampeón chileno y campeón invicto de la Sudamericana 2011) y después, consiguiendo la primera Copa América en 100 años para La Roja. Esos equipos mostraron un juego dinámico y moderno, con gran versatilidad y buena adaptación a diferentes sistemas. Antes que la Copa América, la Chile de Sampaoli habia participado del Mundial 2014 y ahí eliminó a España y perdió con Brasil en definición por penales, después de que Mauricio Pinilla estrellara en el travesaño el remate de la victoria.

PESADILLA MBAPPÉ. Cuatro secuencias de la primera de las muchas veces que la lentitud argentina no pudo con la velocidad supersónica del pibe francés. Primer se le escapó a Mascherano y después consiguió que Rojo le cometiera penal. La conversión de Griezmann fue la puesta en valor de la superioridad del rival. El equipo no tuvo volantes dinámicos ni con llegada, requisito indispensable para que el “falso 9” funcione. 

Todos estos equipos, generalmente, jugaban con un sistema que el propio Sampaoli define como “5-3-2” y no como “defender con 3”, como se dice vulgar y equivocadamente en la Argentina. Los sistemas son flexibles, sobre todo en el fútbol moderno, y si no entendemos eso, analizar un partido de fútbol seriamente es imposible. El entrenador se fue a Sevilla y alli armó un equipo que tuvo a Matias Kranevitter, que no fue al Mundial y ni siquiera estuvo entre los 35 iniciales y a Gabriel Mercado, titular en tres de los cuatro partidos de la cita de Rusia, autor del centro – asistencia a Rojo en el gol heroico ante Nigeria y actor fundamental en el desvío del remate de Messi que terminó en el fondo del arco de Lloris. El Sevilla de Sampaoli, a partir del trabajo diario –muy intenso– logró un funcionamiento confiable. En este pase a Sevilla, Sampaoli se separó de Sebastián Beccacece, su colaborador mas estrecho durante 13 años por motivos que, posteriormente, se conocieron. El principal, es que Beccacece –que, como Sampaoli, tampoco fue futbolista profesional– quería lanzarse como entrenador y una oferta de la Universidad de Chile le vino como anillo al dedo para llevar adelante sus ambiciones. Después, como Beccacece consideraba que ya estaba listo para entrenar per se, empezó a tener ideas propias sobre como debía jugar un equipo. Algunas de esas ideas no eran correspondidas cuando eran trasladadas al trabajo diario con Sampaoli y esto generó cortocircuitos nunca resueltos. La ida de Jorge a Sevilla y la oferta de la U para Becca llegaron en el momento preciso. La relación estaba muy tensa.

A Beccacece le fue muy mal en la U, lo despedieron con solo 6 meses de gestión y se fue a Defensa y Justicia, donde si hizo un trabajo interesante. Allí estaba cuando vio que Sampaoli dejaba Sevilla para convertirse en el nuevo DT de la Selección Argentina. Sorpresivamente, su antiguo jefe volvió a convocarlo para que lo acompañara en su aventura más importante. Beccacece no estaba muy entusiasmado, pero el representante Cristian Bragarnik (a la sazón, director deportivo de Defensa) lo convenció con solo 5 palabras: “Es la Selección Argentina, Sebastián”. Y Sebastián fue. Hablaron de viejos rencores y los subsanaron, al menos en superficie. Pero Beccacece y Sampaoli volverían a chocar fuerte, una tarde en el predio de la AFA, con Messi yéndose del entrenamiento previo al partido decisivo con Ecuador, harto de tantas desaveniencias.

DOS ESPERANZAS. Arriba, Angel Di María se alista para darle de zurda. La pelota terminará su viaje en el ángulo superior izquierdo de Lloris. Fue el gol del 1-1, fuera de contexto y en medio de la superioridad rival. Abajo, el 3-4 del Kun Agüero que nos puso en partido un par de minutos, cuando nada lo hacía suponer. Di María era candidato a salir por bajo rendimiento, pero ante Francia fue uno de los mejores. El Kun fue el único delantero que hizo goles. Se lo vio rápido y en forma. Por eso, resulta inexplicable que Sampaoli haya preferido en su lugar a Higuaín primero y a Messi de falso 9 después.

El 29 de junio de 2017, Sampaoli me invitó a lo que en periodismo se conoce como “off”. Esto significa, que lo que se hable en esa conversación podrá ser utilizado como información, pero no se grabará ni se fotografiará. Es una charla confidencial –son mas comunes en politica– y, en general, el periodista no cuenta lo que pasó. Lo que si ocurre es que los periodistas vamos dando esa información en debates o de manera gradual. Hoy, a poco mas de un año de esa charla y antes de recibir al plantel, es posible contar algunas frases de lo que Sampaoli tenía pensado para el equipo:

  • “El 9 del equipo lo elige Messi. Esto es conceptual: jugará de 9 quien mejor se entienda con él”
  • “Mi 9 preferido es Mauro Icardi”.
  • “En mi equipo, Mascherano es defensor central o por la derecha en linea de 3. Arranca de atrás”.
  • “El 5 del equipo define el estilo. En mi equipo, el 5 es Ever Banega”.
  • “Veo mejor a Benedetto que a Alario” (Alario todavia estaba en River y Benedetto estaba a pleno en Boca)

El primer equipo oficial de Sampaoli (vs. Uruguay, 31 de agosto de 2017, 0-0) tuvo cierto aspecto de todo esto, aunque ya hizo un experimento extraño que no repitió, con Marcos Acuña sobre la derecha. Los tres defensores fueron Mercado – Fazio – Otamendi y Mascherano fue al banco. Icardi fue el 9, Guido Pizarro uno de los 5 –Banega estaba lesionado, el otro fue Biglia–, Di Maria fue a la izquierda y Messi flotó por detrás de Icardi. Este dato es, simplemente, para marcar todo lo que cambió en menos de un año.

¿Cómo llegamos a esto? La respuesta es de alta complejidad, justamente, porque no tiene una sino varias contestaciones. La primera y fundamental, es que los futbolistas jamás creyeron en la idea madre del entrenador. Nunca les cerró Icardi ni la obsesión del jugador del Inter por aparecer en las fotos al lado de Messi. Tampoco le gustó al entrenador que Icardi no fuera a la gira por Rusia por lesión y apareciera en redes sociales de vacaciones en una paradisíaca isla del Pacífico Sur con su esposa. Como actitud opuesta, a esa gira viajó Otamendi, contradiciendo la indicación del médico del Manchester City y esquivando una intervención quirúrgica. El Cuerpo Técnico vio en esto una falta de compromiso imperdonable y nunca volvió a convocar a Icardi. Esto se sumó a que el delantero neroazzurro no hizo diferencia en los partidos que jugó y perdió en la pulseada con Agüero e Higuaín primero y Dybala mas tarde, en la lista de 23.

TODO FALSO. N’Golo Kanté, uno de los mejores futbolistas del Mundial, termina con una pretensión de ataque de Messi. No se lo vio cómodo a Leo como “falso 9”. Las veces que lo hizo en Barcelona fue con trabajo y con volantes y extremos con gol. Enzo Perez, Mascherano, Banega, Pavón y Di María no reúnen esta característica. Por eso, a los 10 minutos, Messi estaba al lado de Mascherano y Banega intentando hacerse de la pelota. Ahi, en ese momento, sabíamos que la prueba iba directo al fracaso.

¿Sampaoli perdió poder? Si, definitivamente. No es real que estos jugadores “se comieron a 6/7 técnicos” porque cada uno de ellos se fue por causas diferentes. Tampoco “se comieron” a Sampaoli. Estos jugadores no le creyeron a Sampaoli y esta es la madre del fracaso. No se habla aquí de “doble comando” ni de “autogestión” ni de “toma del poder” ni de “golpe de estado” porque sería hacerse eco de versiones echadas a rodar por entrenadores sin trabajo buscando changas en la tele o ex futbolistas mandando mensajes de voz o dirigentes de segunda haciendo campaña para ser de primera alguna vez. Se habla de otra cosa, de que en aquel cantito en Quito (“felices los 4”) estaba el germen del daño que sufrieron los canales de comunicación entre futbolistas y conductor. Sampaoli cedió a este reclamo y a varios más y en varias conferencias de prensa, elogió a Messi de manera desmedida, innecesaria. Tampoco estuvo bien su encuentro con Jorge Messi, el padre de Leo. No sé qué se dijeron ni creo en rumores, pero el solo hecho de reunirse con él es un error serio del DT.

¿Debe seguir Sampaoli? A pocas horas de una eliminación en Octavos de Final, con un equipo que fracasó en todos los aspectos del juego y cuyo error mas grande fue intentar que Messi fuera falso 9 como en el Barcelona sin los jugadores del Barcelona y sin el trabajo del Barcelona, la primera respuesta es un reflejo: Sampaoli no debe seguir. No voy a ser original. Fue un error haber puesto a Biglia de doble 5 ante Islandia, después de haber trabajado con Lo Celso, fue un error no protegerse mas con Croacia (“Si no tenés el equipo bien armado, cubrite y tratá de que no te hagan goles”, dicen los viejos maestros), la mejoría con Nigeria llegó con un esquema y con jugadores que después fueron cambiados a la hora de la fase eliminatoria. O sea, hubo malas lecturas por todas partes y, si bien la tendencia es que “si gana, ganan los jugadores y si pierde, pierde Sampaoli”, me niego a seguirla. En este mismo sitio se habló de la paupérrima prestación de Messi –tanto dentro como fuera de la cancha– y de que las cosas debían cambiar, aún antes de la épica de Marcos Rojo contra Nigeria.

Sampaoli no debería seguir porque su imagen y su autoridad están demasiado dañadas como para recomponerlas. Si alguien logra juntar los pedazos de autoridad que estallaron como un cristal y juntarlos para darle la oprtunidad de empezar de cero, entonces que lo haga y que siga. Soy partidario de los procesos largos y serios. La AFA empezó uno en juveniles con Aimar, Placente y Hermes Desio y eso no debe tocarse. En cuanto a los mayores, habrá que pensar bien los pasos a seguir y que si alguien cree que Sampaoli debe continuar, que sea por convicción y no porque tenga una cláusula de rescisión altísima.

HISTORIA. Mascherano, Messi y Agüero serán recordados por la historia. Masche anunció su retiro, Leo prefirió el silencio y el Kun dijo seguir a disposición si el próximo entrenador lo necesita. Estos jugadores aman la camiseta y sufrieron como nadie este fracaso, aunque, por supuesto, su cuota-parte de responsabilidad es grande. Jamás se sintieron cómodos con Sampaoli. Algo se rompió en la interna y nunca más se recompuso. Solamente con coraje pasaron a Octavos y le pelearon el partido a Francia. Pero la épica no alcanza para ser un buen equipo. 

No me importa que los hinchas centren su decepción en Sampaoli porque esto depende de muchas cuestiones. Incluso, hay quienes le cargan a Sampaoli el hecho de haber gastado un dineral en un viaje a Rusia, como si el DT los hubiese obligado. En cambio, me importa que el fútbol argentino tenga definido, a más tardar en septiembre, quién se hará cargo de la Selección Argentina de aquí a Qatar 2022. Más que refundar, habría que retomar la senda que se perdió hace 10/12 años y no apartarse nunca mas. La hoja de la nueva AFA no está en blanco, tiene la mancha de la eliminación en Octavos en Rusia 2018 y un fracaso estrepitoso del primer DT de Selección que designó.

El margen de error en este punto es cero. Independientemente de que gane o no el próximo Mundial, Argentina debe centrarse en alguien que pueda hacerse cargo de un proyecto serio y largo, sin interferencias de ningún tipo, prescindiendo de quien deba prescindir y poniendo a la camiseta por delante de todo y todos. Parece una frase voluntarista, pero no lo es. Si no se hace esto, es probable que el Mundial próximo vuelva a ser un calvario. Y si el próximo Mundial de Argentina es como el que acaba de tirarnos a la banquina, el fútbol argentino entrará en una ciénaga de la que nadie podrá sacarlo.

 

7 comentarios

  1. Danny pastrana

    Excelente chavo tu analizis por haci llamarlo me.hizo entender y me aclaro el por.que de ese fracaso grande de la que tuvo la seleccion argentina

  2. Gabriel Cufré

    Acertado análisis Chavo y coincido plenamente… me encantaría leer tu opinión sobre la dirigencia de AFA. Slds

  3. Jose

    Lo estuve escuchando sobre el proceso Tabatez y los 11 jugadores que hoy están en la selección mayor. Debo corregirlo, desde que Tabarez asumió en 2006 creo que únicamente no pasaron por el proceso de juveniles los jugadores Torreira, Stuani y Godin. El resto todos jugaron en al menos sub 17 y sub 20, e incluso algunos hasta sub 15. Afuera de la lista quedó Valverde, un crack de 19 años, volante del Real Madrid.

  4. Manuel Panizza

    Chavo, te respeto y admiro pero no entiendo por qué sos tan benévolo con este impresentable ser que dirigió -si le cabe el término – a la selección en esta oscura etapa. Como técnico demostró no dar la talla, fue desbordado por cuanta circunstancia se le presentó. Y como conductor dejó bien claro que no hay una sola cosa que haya hecho bien. No quiero ni hablar de los hechos lamentables que lo pintan como persona. Es un combo nefasto para conducir cualquier proyecto y grupo.
    Te saludo y gracias por el espacio!

  5. Mauricio Benech

    Estimado “Chavo” Fucks: estoy disfrutando junto a mis padres ( ambos de 86 años ) de su trabajo periodístico en este Mundial 2018; le agradezco y felicito por eso. Respecto a sus opiniones vertidas en esta nota, quisiera opinar con todo respeto sobre un aspecto que en general no se tiene en cuenta: ” ..para qué? “.Cuál es el propósito de participar en un torneo defendiendo la Camiseta de un País? Si lo importante es sólo ganar a cualquier costo, de pesado, dando siempre muestras de mala educación, prepotencia y ordinariez, la elección del técnico es el menor de los problemas.Me calienta mucho tener que consolar a mis familiares Argentinos (Mama incluida), no por los partidos perdidos sino por la pérdida de valores. Es que siendo Uruguayo y viviendo de este lado del Río, la distancia permite ver ciertos detalles con objetividad. Tengo su misma edad, y es la primera vez que no fui hincha de Argentina en sus partidos.Se lo cuento con mucha tristeza. He sido profesor de Matemáticas toda mi vida, y siempre les digo a mis alumnos que hacer las cosas bien, prolijas, con honestidad y dejando todo, no les asegura el éxito. Pero hacerlas mal, sin esfuerzo, deshonestamente, les garantiza el fracaso.
    En este momento, mi Celeste del Alma nos está dando alegría. Porque vamos ganando, pero sobre todo por la forma en que estamos lográndolo y participando todos. Y si toca perder porque el otro es mejor, le prometo que los vamos a recibir en caravana para agradecerles estos momentos de emoción inolvidable.
    El fútbol debería ser alegría y motivo de encuentro. 😉
    Técnico? …somos todos. A ‘francia’ hay que jugarle con un 4-4-2 apretado, quitándole espacios. Que corran ellos, 90′ es pila de tiempo y va a haber oportunidad de clavarlos de contra ó con alguna pelota quieta. Ojalá y salga bien. ( si fuera Italia hablarían del ‘catenaccio’, …nosotros jugamos ‘feo’… ). 😉
    Arriba la Celeste !!!

    Estimado “Chavo” Fucks,
    es un placer disfrutar de tu trabajo,
    estamos en contacto. 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *