ARGENTINA – URUGUAY, 114 AÑOS DE FUTBOL

TODOS JUNTOS. En esta fotografia, que es de 1903, están uruguayos y argentinos unidos. Pero la rivalidad crecería con el tiempo. Curiosamente, la camiseta argentina en esta ocasión fue de color celeste. Los uruguayos, en cambio, usaron una azul con una banda diagonal blanca.

TODOS JUNTOS. En esta fotografia están uruguayos y argentinos unidos. Son los protagonistas del histórico partido de 1903, ganado por Uruguay 3-2. La rivalidad crecería con el tiempo. Curiosamente, la camiseta argentina en esta ocasión fue de color celeste. Los uruguayos, en cambio, usaron una azul con una banda diagonal blanca.

Hacia 1901, ya habían sido fundados varios de los clubes de fútbol que hoy conocemos. Quilmes (1887), Gimnasia y Esgrima La Plata (1887), Rosario Central (1889), Banfield (1896) y River Plate (1901) son sólo algunos de los equipos que empezaban a escribir su historia, todavía de manera muy precaria y todavía con una composición casi total de apellidos británicos. River, por citar el caso más notorio, tiene su fecha de fundación el 25 de mayo de 1901. Unos días antes, el 16 de mayo de 1901, se registra el primer partido de Selección Argentina alguna. Es más, ese enfrentamiento de Argentina con Uruguay es el primer partido de fútbol internacional jugado fuera de las Islas Británicas.
El Albion Football Club fue el primer club de fútbol propiamente dicho que tuvo Uruguay. Este equipo, reforzado por dos futbolistas de Nacional, se presentó a jugar contra una Selección Argentina y perdió 2-3. Este partido es considerado por algunos historiadores como el primer encuentro entre las selecciones de Argentina y Uruguay, pero es un tema controversial. La Asociación Uruguaya de Fútbol, por ejemplo, no lo considera así. El equipo que representó a Uruguay fue el equipo de Albion, con la camiseta de Albion (roja y azul, en homenaje a la Gran Bretaña) y reforzado por dos jugadores de Nacional que habían actuado en Albion. Además, el partido no fue organizado por la asociación, sino por el propio club. Y los centros de estadísticas mundiales no admiten como “Partido Internacional Absoluto A” a un partido organizado por un club. Otra de las razones por las que este partido no se considera la piedra basal de la historia de la Selección Argentina ni el primer clásico rioplatense es que la Argentina presentó un equipo llamado “J. O. Anderson XI Team”.
¿Quién fue “J. O. Anderson”?
James Oswald Anderson hizo de todo en aquel fútbol iniciático. En primer lugar, fue jugador de Lomas Athletic. Después, fue secretario y, más tarde, vicepresidente de la Argentine Association Football League. También fue presidente de la Unión Argentina de Rugby entre 1904 y 1905. Fue uno de los principales impulsores del fútbol en aquellos años en los que había que difundir el juego entre los jóvenes. Anderson –al igual que Alexander Watson Hutton, el padre del fútbol en nuestro país—creía que este deporte iba a hacerse masivo. Trabajó incansablemente para lograrlo. Además de jugar al fútbol (era corpulento y excelente cabeceador), tenía inquietudes organizativas. Se lanzó a la organización del partido de 1901 y lo consiguió. Armó un equipo que ganó 3 a 2. Pero se llamó “J. O. Anderson XI Team” y esto, sumado a que el encuentro lo organizó el Albion Football Club, hace que este partido no sea considerado “oficial” o “el primero”, si bien en términos concretos y reales lo fue.

FINAL OLÍMPICA. Saludo de capitanes. El inolvidable Pepe Nasazzi y el Doble Ancho Luis Monti van a disputar la final de fútbol de los Juegos Olímpicos de Amsterdam de 1928. Ganó Uruguay, como había vencido en París en el 24 y a la misma Argentina en el Mundial del 30. En ese momento, Argentina y Uruguay eran los dos mejores equipos del mundo.

FINAL OLÍMPICA. Saludo de capitanes. El inolvidable Pepe Nasazzi y el Doble Ancho Luis Monti van a disputar la final de fútbol de los Juegos Olímpicos de Amsterdam de 1928. Ganó Uruguay, como había vencido en París en el 24 y a la misma Argentina en el Mundial del 30. En ese momento, Argentina y Uruguay eran los dos mejores equipos del mundo.

En cambio, el que la AUF, la AFA e importantes estadígrafos cuentan como “el primer partido de Selección Argentina” es el del domingo 20 de julio de 1902. Ahí también estuvo James Oswald Anderson. Fue el que, nuevamente, armó el equipo. Aquella primera Selección Argentina tuvo diez apellidos británicos y uno criollo: José Buruca Laforia (Sportivo Barracas), William Leslie (Quilmes Athletic Club), Walter Buchanan (Alumni Athletic Club), Eduardo Duggan (Belgrano Athletic), Carlos Buchanan (Alumni Athletic Club), Ernesto Brown (Alumni Athletic Club), Edgard Morgan (Quilmes Athletic Club), Juan José Moore (Alumni Athletic Club), James Oswald Anderson (Lomas Athletic), Charles Dickinson (Belgrano Athletic) y Jorge Gibson Brown (Alumni Athletic Club).
Este equipo es la primera Selección Argentina que registra la historia oficial. Hoy parece cuento. Pero así fue. Estos hombres pusieron la primera piedra para construir una historia que fue enriqueciéndose con el paso del tiempo.
Además de ser el primer partido “oficial” de la Selección Argentina, fue el primer clásico “oficial” con Uruguay. El cuadro oriental, a diferencia del argentino, presentó varios apellidos criollos: Enrique Sardeson, Carlos Carve Urioste, Germán Arímallo, Miguel “Miguelón” Nebel (capitán y entrenador), Alberto Peixoto, Luis Carbone, Bolívar Céspedes, Juan Sardeson, Ernesto Bouton Reyes y Carlos Céspedes.

MUNDIAL. El 30 de julio de 1930 se disputó la primera final de una Copa del Mundo. Uruguay le ganó 4-2 a Argentina, en un partido en el que Monti y su familia fueron amenazados de muerte, por si ganaba el cuadro albiceleste. Aquí encabezan las filas Nolo Ferreira (Argentina) y Pepe Nasazzi (Uruguay).

MUNDIAL. El 30 de julio de 1930 se disputó la primera final de una Copa del Mundo. Uruguay le ganó 4-2 a Argentina, en un partido en el que Monti y su familia fueron amenazados de muerte, por si ganaba el cuadro albiceleste. Aquí encabezan las filas Nolo Ferreira (Argentina) y Pepe Nasazzi (Uruguay).

La delegación estuvo presidida por el titular de la Argentine Association Football League, Francis Chevallier Boutell (que también fue uno de los jueces de línea; el otro fue Carlos Rowland, presidente de la asociación uruguaya) y como árbitro, viajó el inglés residente en Buenos Aires Robert Whall Rudd. El viaje Buenos Aires – Montevideo se hizo en el vapor Eolo.
El partido fue muy desparejo. Argentina ganó 6 – 0 “ante 8.000 espectadores”, dicen las crónicas de época. El autor del primer gol “oficial” de Selección Argentina alguna fue Charles Edgard Dickinson, el delantero de Belgrano Athletic. Los otros goles fueron de Arímallo (en contra), Carve (en contra), Anderson, Morgan y Jorge Brown.

El Club Nacional de Fútbol de Uruguay fue fundado en 1899 y sus hinchas –basados en historiadores—se jactan de no haber modificado jamás sus colores rojo, azul y blanco. El equipo del Parque Central había cedido ocho de los once jugadores que perdieron 0-6 con los argentinos. Esta vez, la situación fue distinta. Los tres jugadores que en el partido de ida no pertenecían a Nacional, eran del Club Albión.
Ahora, la Liga Uruguaya (encargados de seleccionar a los jugadores) decidió convocar a siete jugadores de Nacional, pero los otros cuatro pertenecían al C.U.R.C.C. ¿Qué era “CURCC”?
En primer lugar, CURCC era una inicial. Abreviaba Central Uruguay Railway Cricket Club. Si bien este club tuvo una gran presencia en el Cricket, también generó fútbol. La camiseta era negra y amarilla a bastones, debido a que tomaron los colores de la locomotora Rocket, célebre en su tiempo por haber sido la primera que funcionó con caja de fuego. Ese amarillo y negro de la camiseta es en lo que, seguramente, estarán pensando. El CURCC nació en el barrio de Villa Peñarol. Justamente, el fútbol se independizó en 1913, CURCC siguió con el cricket y el equipo de fútbol pasó a llamarse Club Atlético Peñarol.
Y si bien todavía no era Peñarol, la rivalidad con Nacional comenzaba a sentirse. La Liga convocó a cuatro jugadores del CURCC: Luis Carbone, Juan Pena y Aniceto y Ceferino Camacho. Hasta ahí, todo normal. Pero estos jugadores se negaron a viajar a Buenos Aires en “solidaridad” con los futbolistas de CURCC que no fueron convocados. Discutieron mucho el asunto, pero no hubo marcha atrás. Las cuatro vacantes fueron cubiertas por los jugadores de Nacional que no habían sido citados en primera instancia.

ONZARI. Uruguay llegó a la cancha de Sportivo Barracas como flamante campeón olímpico. El partido tuvo tribunas abarrotadas de gente, a Celli fracturado por Cea, pedradas a los jugadores uruguayos en el estadio y fuera de él y un hecho histórico: el primer gol directo desde un tiro de esquina que registre la historia del futbol. Lo hizo Cesáreo Onzari, wing izquierdo de Huracán, el 2 de octubre de 1924. Esa tarde, además, por primera vez hubo un alambrado perimetral.

ONZARI. Uruguay llegó a la cancha de Sportivo Barracas como flamante campeón olímpico. El partido tuvo tribunas abarrotadas de gente, a Celli fracturado por Cea, pedradas a los jugadores uruguayos en el estadio y fuera de él y un hecho histórico: el primer gol directo desde un tiro de esquina que registre la historia del futbol. Lo hizo Cesáreo Onzari, wing izquierdo de Huracán, el 2 de octubre de 1924. Esa tarde, además, por primera vez hubo un alambrado perimetral.

La delegación de Uruguay llegó a Buenos Aires el 13 de septiembre de 1903 en el vapor Tritón. Desde el Puerto hasta el estadio, los jugadores orientales fueron trasladados por el tren eléctrico privado de Alexander Watson Hutton. Uruguay venía a tratar de no ser goleado. Aquella deserción de los jugadores del CURCC más la conformación del equipo hecha con futbolistas de un solo club, llenó de pesimismo a la delegación. Es más, en algún momento, se manejó la idea de no presentarse.
A la hora de los discursos, el presidente de la Argentine Football Asociation League, Francis Chevallier Boutell, les dio la bienvenida. Don Eusebio Céspedes (padre de los celebérrimos hermanos de Nacional) fue muy claro sobre las posibilidades que le daba a us propio team: “Sabemos que no podemos ganar; venimos como hermanos a cumplir”.
Argentina era un equipo poderoso. Su base estaba compuesta por el gran Alumni. Además, no hay que olvidarse de que no había la continuidad de partidos de los tiempos modernos. En la memoria de argentinos y uruguayos rebotaba el 6-0 oprobioso del partido de ida.
Para su primer partido internacional de la historia en Buenos Aires, el equipo argentino puso en la cancha a figuras muy importantes, aunque cinco de los once no habían estado en el 6-0 del año anterior: Jorge H. Howard (Belgrano Athletic); Carlos Carr Brown (Alumni Athletic Club), Walter Buchanan (Alumni Athletic Club), Emilio Bartolo Firpo (Barracas Athletic), Carlos Buchanan (Alumni Athletic Club), Ernesto Alejandro Brown (Alumni Athletic Club), Gottlob Eduardo Weiss (Barracas Athletic), Juan José Moore (capitán, Alumni Athletic Club), Jorge Gibson Brown (Alumni Athletic Club), Charles Edgard Dickinson (Belgrano Athletic Club) y Eugenio Francisco Moore (Alumni Athletic Club). Uruguay se presentó con estos once jugadores del Club Nacional de Football: Amílcar Céspedes; Carlos Carve Urioste, Ernesto Boutón Reyes; Miguel “Miguelón” Nebel (Capitán), Luis Carbone, Gaudencio Pigni; Bolívar Céspedes, Gonzalo Rincón, Carlos Céspedes, Eduardo de Castro y Alejandro Cordero.
Esta constitución del equipo argentino tiene ciertas particularidades. La primera, es un hecho que no se repitiría en toda la historia. Entre los once jugadores, había tres hermanos —Carlos, Ernesto y Jorge Brown—y dos mellizos, Juan y Eugenio Moore. La segunda, es que la capitanía de Juan Moore todavía hoy es materia de discusión entre historiadores. Algunos dicen que Juan fue el capitán en los partidos iniciales. Otros, en cambio, sostienen que en el 6-0 de Montevideo, el máximo referente dentro del campo era James Oswald Anderson. La mayoría de las fuentes que consultamos señalan a Anderson como capitán del primer partido. Pero como hay quienes que dicen que fue Moore, acá queda asentado. Lo que está claro es que Anderson fue el motor de la conformación de los primeros combinados nacionales. Y, tal vez, esta activísima participación organizativa haya sido tomada por los historiadores como una forma de ser el capitán.

DIEGO Y RÚBEN. Pedro Troglio (19) asiste a una disputa de Maradona y Rúben Paz en el Mundial 86. Esa tarde, en Puebla, ganó Argentina 1-0 en Octavos de Final y seguiría a paso de gloria hasta consagrarse Campeón del Mundo.

DIEGO Y RÚBEN. Pedro Troglio (19) asiste a una disputa de Maradona y Rúben Paz en la Copa América de 1989, en Brasil. Argentina tuvo una floja actuación y quedó eliminada rápidamente. Uruguay llegó a la final, pero la perdió con Brasil.

Del partido hay crónicas difusas. Se sabe que se jugó en lo que hoy es el Campo Hípico y de Polo de Palermo (Avenida del Libertador y Dorrego), que –curiosamente—Argentina jugó con una camiseta celeste como la que después se hizo emblema de las selecciones uruguayas y que Uruguay se presentó con una casaca azul con una banda diagonal blanca. Se sabe que el presidente de nuestro país, Julio Argentino Roca, estuvo en el palco, acompañado por el Ministro Plenipotenciario uruguayo Daniel Muñoz y varios diplomáticos y funcionarios públicos.
Uruguay se puso en ventaja por Carlos Céspedes a los 20 minutos del primer tiempo. Lo empató Jorge Brown a los 51, pero duró poco: siete minutos más tarde, Carlitos Céspedes puso al cuadro oriental en ventaja. Era sorpresivo por donde se lo mire. Uruguay había tenido problemas en su conformación, Argentina tenía un torneo con equipos bien constituidos y, por consiguiente, una selección pensada y formada con tranquilidad. Otro de los célebres hermanos Céspedes –Bolívar—hizo el tercer gol, gritado como si fuera el último. Fue el último, en realidad. Pero fue el primer gol de tantas y tantas hazañas uruguayas a través de la historia. Jorge Brown hizo un segundo gol para Argentina, pero no alcanzó. Uruguay ganó 3-2, contra todos los pronósticos. Este triunfo está considerado como la primera gran hazaña del fútbol uruguayo. Los hinchas de Nacional la toman como propia porque, como quedó dicho, la totalidad de los futbolistas que lograron esta victoria pertenecían al equipo tricolor.
En el cuadro uruguayo jugaron los tres hermanos Céspedes: Amílcar (arquero), Bolívar (extremo derecho) y Carlos (centrodelantero). Jugaron, primero, en el Albión. Después, los llevó Nacional. El padre de estos hermanos cracks no creía en la medicina como arma para combatir las enfermedades y no permitió que sus hijos se vacunaran contra la viruela. En 1905, una epidemia se llevó la vida de Bolívar y Carlos. Amílcar se salvó porque se vacunó a escondidas de su padre. En homenaje a ellos, el campo de entrenamiento de Nacional se llama “Los Céspedes”.

5 comentarios

  1. Los Céspedes

    Excelente artículo con algunas imprecisiones sobre la fundación del Club Atlético Peñarol, el cual fue erigido como Club independiente del CURCC el 13,de Diciembre de 1913. El CURCC continuó con la actividad futbolística hasta 1915, año en que se disolvió donando todos sus bienes y patrimonio al British Hospital de Montevideo. Simplemente esa aclaración que se merece este notable texto en honor a la Verdad.

    • Primero que nada , GRAN ARTÍCULO chavo!!!.

      Segundo. Sinceramente me da un poco de lastima ver como en cada artículo en el cual se nombre a Peñarol y su fundación en toda la nube, salten simpatizantes del club nacional de fútbol a desmentirlo. Eso es un gran complejo de inferioridad en el cual están sumergidos , en el cual pelean solos tratando de alguna manera quitarle títulos a Peñarol o vaya saber que es lo que pretenden con esto. Qué lástima me dan y que lastima que un club grande como lo son, sin ninguna duda, caigan en esa bajeza constantemente. Alguna día se van a avivar . Abrazo chavo!!

  2. Atilio Fabbri

    Sebastián: “Los Céspedes” agregó información incontestable, e incontestada en tu comentario. Suena más a complejo de inferioridad mentir la edad como las viejas coquetas, pero a la inversa (unas se sacan, otros se ponen). Respetuosamente, Fabbri.

    • Javier

      Fabbri, “Los Cespedes” : Ya que no consideras la respuesta de seba con contestataria del comentario de “Los Cespedes” tomo la posta y lo contesto yo.

      En el año 1913 la seccion futbol del C.U.R.C.C. se independiza de la empresa, no se funda un club nuevo como alega el Club Nacional de Football; me diras “Nueva sede, nuevos estatutos, nueva directiva” a lo que contesto, se cae de maduro en una independencia modificar esos valores.
      En cuanto al mismo tema surge el cuestionamiento de la donacion de la suma de 697.58 pesos de la epoca al British Hospital, de la misma procedencia que la empresa (Inglaterra); a todo esto hay una respuesta totalmente obvia, si en 1913 la seccion futbol se independiza, deja de formar parte de la empresa, y por lo tanto nada tiene que ver con ella, hubiese sido inconcebible que se le donara esa suma al Club Atletico Peñarol; por lo tanto esos detalles son incorrectos o mejor dicho sin importancia en el argumento.
      Documentos lo avalan, leyes, el estado, la liga, FIFA, y organo rector a cual se le consulte. El Club Atletico Peñarol es la seccion futbol del C.U.R.C.C.

  3. La verdad que es impresionante la rivalidad entre Argentina y Uruguay en futbol. No se del lado argentino, creo que ultimamente cambio y es mas clasico contra Brasil, pero para nosotros contra argentina, cualquier partido es una final. aunque no nos jugemos nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>