EL CULO DEL MUNDO

LOCALISTA. Sandro Ricci, árbitro brasileño, remata la faena. Cavani se arregla el pantaloncito después de la cobarde vejación de Jara. El jugador chileno atacó a un rival por detrás y lo trabajó hablándole del padre. Fue un bochorno.

LOCALISTA. Sandro Ricci, árbitro brasileño, remata la faena. Cavani se arregla el pantaloncito después de la cobarde vejación de Jara. El jugador chileno atacó a un rival por detrás y lo trabajó hablándole del padre. Fue un bochorno.

Acaso las cosas por esta parte del mundo sean así y tengamos que acostumbrarnos a que las injusticias de adentro del campo, como alguna vez muchos de estos muchachos que juegan, desde sus mas tiernas edades, debieron acostumbrarse a las injusticias de la vida. Cabe para cualquiera de estos futbolistas que nacieron en nuestros países, en nuestras ciudades, en nuestras provincias. Son muchachos que llegaron a ocupar un sitio muy importante en la escala social de sus países, de sus provincias y, ni hablar, de sus ciudades.

Edinson Roberto Cavani, por ejemplo. Nació en el Salto uruguayo, la ciudad que está “frente” a Concordia, en lugares en donde las dos orillas –la nuestra y la de ellos– están muy cerca. Seguro que Cavani, cuando jugaba a la pelota en Salto no sabía ni qué era París Saint Germain. Debe haberse enterado cuando a los 15 años se fue para Montevideo para jugar en Danubio. Después, recién después, vino el resto: la llegada al Palermo, el recibimiento en Nápoli –la ciudad del sur rebelde, la ciudad de Diego y el Cabezón Sívori– y su posterior pase al París Saint Germain. “Ahí lo tenés a Cavani. De las calles de tierra de Salto a Champs Elisées y Montmartre”. Y, si. Se lo ganó con goles, con constancia, con humildad y con mucho, pero mucho sacrificio. La plata arregla algunos problemas y mucha plata arregla aún más. Pero jamás curará la nostalgia ni te convertirá en uno de “ellos”.

Cavani es citado por el Maestro Tabárez en cuanto partido se le cruza a la legendaria Selección Celeste. Cavani sabe que el grupo que terminó cuarto en el Mundial 2010 está desmembrándose. Ya no hay Lugano ni Forlán y el Loco Abreu anda vestido de traje en la televisión, comentando partidos de fútbol. Cavani viene hasta esta parte del mundo –en la que Luis Suárez está sancionado– y se carga el equipo al hombro. A veces lo saca de problemas y a veces, como le pasó en esta Copa América, la pelota parece un ser animado que va donde quiere y no donde lo piensa el pie tantas veces glorioso del Matador Edinson.

ESCONDIDO. Cavani ya fue expulsado. Jara se esconde. Los uruguayos se sintieron vulnerados y lo fueron. Mas allá de sus carencias, fueron víctimas de un arbitraje que amerita una revisión urgente.

ESCONDIDO. Cavani ya fue expulsado. Jara se esconde. Los uruguayos se sintieron vulnerados y lo fueron. Mas allá de sus carencias, fueron víctimas de un arbitraje que amerita una revisión urgente.

La vida de Gonzalo Alejandro Jara tal vez haya sido un poco más cómoda, a juzgar por lo bien que la pasó jugando a la pelota en Hualpén, el pueblo donde nació y creció, 507 km al sur de Santiago de Chile. Del liceo Claudio Matte Pérez de Talcahuano hizo la escalera rápidamente hacia Huachipato, club en el que empezó siendo muy chico. Y del Huachipato fue a Colo Colo y de Colo Colo llegó a Europa a través del West Bromwich Albion. El WBA lo prestó, volvió y ahora juega en el Mainz, en la Bundesliga que domina el Bayern Munich de Pep Guardiola.

Los dos, Cavani y Jara, juegan allá, pero son de acá. En medio de un partido caliente, con un vergonzante árbitro brasileño llamado Sandro Ricci, localista e injusto sin pudores, a Jara no le pareció demasiado que Uruguay fuera penado una y otra vez por faltas que no existían o que Chile detuviera cada intento de contraataque uruguayo con foul sin que sus jugadores fueran castigados como correspondía. A Jara no le pareció suficiente ser local e integrar un equipo que está en la cresta de la ola y jugar contra otro que está en transición, en medio de un recambio generacional. Jara ni debe saber quiénes fueron José Piendibene, el Negro Andrade, Pepe Nasazzi, Obdulio Varela, Alcides Ghiggia, Pedro Virgilio Rocha, Luis Cubilla, Ruben Paz o Enzo Francescoli. Imagino que conoce a Suárez porque hace un año lo agredió tomándolo de los testículos.

CON SUÁREZ. Las costumbres de Jara de atacar las zonas bajas no son de ahora. En el último cruce de chilenos y uruguayos tomó de los testiculos al delantero del Barcelona y se produjo esta discusión.

CON SUÁREZ. Las costumbres de Jara de atacar las zonas bajas no son de ahora. En el último cruce de chilenos y uruguayos tomó de los testiculos al delantero del Barcelona y se produjo esta discusión.

Jara debe ser de los que creen que basta con decirse ofensivo y atacar para merecer todo. Para Jara, Chile merecía ganar y Uruguay jugaba mal. Para Jara, el enemigo no merece ni justicia. Ni siquiera si ese enemigo que, inexplicablemente, para Jara representaba Cavani, tuvo el coraje de salir a jugar un partido de futbol con su padre preso. ¿O acaso no saben ustedes que Luis Cavani, el papá del botija Edinson, está en la cárcel porque mató a un motociclista manejando borracho?  Si todos ustedes lo saben, Jara también lo sabía. No hay manera de que no lo supiera.

Y sabiendo eso, le metió los dos dedos del medio en el orificio anal. Si, Jara le metió dos de los cinco dedos de su mano derecha en el orificio anal a Cavani. Cavani estaba amonestado porque reaccionó ante uno de los tantos fallos sospechosos de Ricci y le protestó a un secuaz de Ricci llamado Fabio Pereira. Entonces, como toda respuesta a la vejación de Jara, Cavani osó tocarle la cara apenas. Jara, ya metido de lleno en su juego de deslealtades y abusos, se tiró al suelo y fingió un golpe. Ricci completó la faena mostrando amarilla a ambos, consciente de que Cavani se iría expulsado.

Y con la expulsión de Cavani, el local quedó con el partido a su merced. Uruguay no está bien y seguramente, le costará la clasificación para el próximo mundial. Pero el cuadro celeste tiene una historia que Jara no logra siquiera imaginar. Jara juega en Alemania y cree que acá vale lo que no vale allá. Veja a un rival, saca provecho vilmente de una situación personal y lo festeja. Porque, nos dicen en esta parte del mundo, que algunos llaman “el culo del mundo”, que el fútbol es para los vivos.

REVOLTIJO. En el primer tiempo, Vargas llegó tarde a una pelota en profundidad y golpeó a Muslera. Los uruguayos reaccionaron, los chilenos guapearon, pero todo quedó en nada. Chile atacó mucho, llegó poco y la expulsión de Cavani fue decisiva.

REVOLTIJO. En el primer tiempo, Vargas llegó tarde a una pelota en profundidad y golpeó a Muslera. Los uruguayos reaccionaron, los chilenos guapearon, pero todo quedó en nada. Chile atacó mucho, llegó poco y la expulsión de Cavani fue decisiva.

Y nos dicen que el vivo es Gonzalo Jara y que a Uruguay hay que castigarlo porque juega mal y no merece ni siquiera un empate. Ahí fue y lo castigó Sandro Ricci, un árbitro que, curiosamente, dirigió a los celestes en dos de los cuatro partidos que jugó en esta Copa América. Dicen que Ricci no dirigirá más en lo que queda del torneo. Dicen que lo que no vio de Jara no invalida lo bochornoso y localista de su tarea.

Jara y Ricci tuvieron conductas que los menoscaban como personas. Jara no debería jugar mas en lo que resta del torneo, pero con tanto ambiente localista es difícil que esto ocurra. Cavani hace lo que puede y la pelea. Cavani la pelea con su equipo, que tiene un camino difícil de recambio y la pelea con su padre, irresponsable que lo perjudicó en una medida que todavía no alcanzamos a mensurar.

Y estas cosas que pasan en el futbol de estas tierras, nos hacen pensar que, efectivamente, estamos en el culo del mundo, ese lugar en el que, penosamente, entran muchos dedos porque hay muchos Jara y muchos Ricci.

 

 

22 comentarios

  1. Diego

    Soy chileno y concuerdo contigo en la deslealtad o falta de fair play de Jara, incluso pienso que podría merecer una sanción. Sin embargo no comparto pata nada tu visión del partido, el juego violento lo propuso Uruguay desde el comienzo a Vidal casi le rompen la rodilla en una entrada desleal, la expulsión de Fucile podria haber sido fácilmente roja directa…
    En fin, no pondría a Uruguay en un pedestal ni a Chile en el suelo

    • Juan Pablo

      Evidentemente de futbol no sabes nada Chileno, la segunda amarilla de Fucile no fue ni siquiera Foul, llega antes a la pelota!. Pero bue,..hoy les toco “ganar” en “su copa”. Ojala la ganen, porque si no está no va a ser nunca.
      PD 1 . Si la ganan, cosa que espero, te faltan 14 para alcanzarnos.
      PD 2. Ni respondas, en el fondo, sabes que no tenes argumentos ni historia.

  2. Jorge vasquez

    Parece q el imparcial en su comentario es ud, yo vi el partido en directo y vi como cavani le pega un pechazo al linea y se gana la primera amarilla, vi como gimenez simulo todo el partido, vi como jara provoco a cavani y este respondio con un golpe (el reglamento x si no lo sabe dice golpear o intentar golpear) y ambos fueron sancionados con amarilla, vi como gimenez y muslera golpean al linea post expulsion de fucile y no los sancionaron, los q juegan siempre con mañas triquiñuelas ayer no les resulto y por eso se quejan, pq no pudieron superar a un equipo q lo domino completamente, pero a uds charruas, argentinos y brasileños no les gusta perder ni ser objetivos cuando no ganan

    • Galas

      Cierto lo de la primer amarilla de Cavani, y lo de la protesta al final (luego de ser asediados todo el partido por el arbitraje) de Muslera y cía, aunque no fue realmente un golpe.

      Pero el arbitró se cansó de cobrar a favor de chile.
      Juego fuerte hubo de los dos lados, pero la segunda amarilla de Fucile es todo pelota.
      Ni que hablar de la atrocidad de la segunda amarilla a Cavani. Y que si vamos al caso, Jara es reincidente.
      Pero bien igual, ya se les van a terminar los 15 minutos de fama chilenos, y van a volver a las cosas que hacen siempre que no son fútbol, que en él no tienen nada que hacer.

      • Juan

        Por supuesto que habría reaccionado igual o peor, y me habrían echado y ya está. ¿Dónde están los machos uruguayos y su garra? o bastan once chilenitos para ganarle a 10 recios charrúas. Aprende de tu propia historia y basta de defender a tu cagona selección actual

  3. Fernando

    Que Jara y Ricci no estén mas en la Copa ni siquiera se acerca a un acto de justicia. Porque la injusticia fue tan grande que no hay reparación posible. Los cuatro o cinco fouls descalificadores que hizo Chile en el primer tiempo no merecieron tarjeta amarilla para Ricci, que a Uruguay no le perdonó una. Y la lesión de Vidal a la que alude un comentario se produjo en un trancazo con Arévalo Ríos en la mitad de la cancha que no fue foul. De eso no se lo puede culpar a Uruguay. Comparto el artículo. Solo le falta señalar que no parece un tema solo de Jara y Ricci. Parece mas un desesperado esfuerzo de la CONMEBOL (que tiene 5 dirigentes presos en Suiza) por llenar un par de veces mas el estadio y conseguir el dinero para pagar los premios de la Copa. Abrazo.

  4. Juan

    El uruguayo es recio por naturaleza, con juego duro y de mucho contacto, tanto asi que los clasicos del futbol uruguayo son partidos cortados, con muy poco juego, exceptuando alguna rareza. Eso es sabido, ahora una cosa es eso, y otra cosa es lo del muchacho jara, eso NO se hace, es de mala leche, lo mismo alexis sanchez, tirandose al piso a los gritos que termino en amarilla para el “tata” gonzalez en una falta que no era amarilla. Tambien esta el “mago” que cuando salio quizo tribunearla juntando jugadores en el centro del campo. Asi que si, el futbol sudamericano es pillo, travieso, lleno de cositas que lo hacen distinto a aquel futbol de alla. Pero una cosa es eso, y otra es lo del miercoles. Chile gano un partido de cancha flechada y encima de eso, jugo sucio. Soy uruguayo y estoy orgulloso de mi seleccion y de como actuamos el miercoles, por lo menos dejamos todo en la cancha, jugando con nuestros valores, sin necesidad de ayudas

  5. Sebinamar

    Curiosamente, comparto prácticamente todo lo anterior, nota y comentarios – salvo alguna explosión chovinista de los chilenos -. Pero estas cosas ocurrieron siempre, pasa que ahora se ven desde todos los ángulos y en colores. Y hasta hace poco, la “viveza criolla” era oriunda y patrimonio del Río de la Plata y ya traspasó fronteras, así que no nos quejemos. Lo de Cavani es muy triste, porque aparte de lo de su padre, no puede ser que un tipo con todo el fútbol que ya tiene encima entre como un gil. Alguien menos temperamental y más inteligente se habría dado vuelta, mirarlo fijo a los ojos a Jaramillo y en la primera de cambio hacerle sentir profundamente cómo se es hombre dentro de una cancha. Y ahí sí, agacharse a pedir disculpas y decirle “¿viste lo que les pasa a los que se meten con los machos?” Ergo: a Cavani lo echaron por nabo, porque la otra amarilla que se había comido por protestarle – mal – al ladrón del borde, también fue de nabo. Y que conste que soy celeste de alma.
    Una sola cosa, Chavo. En el desfile mencionado de glorias uruguayas, que por supuesto no puede ser completo, te faltó – y me pongo de pie – Juan Alberto Schiaffino, el más grande oriental que vi adentro de una cancha de fóbal. Gracias por la nota.

  6. Marcelo

    Excelente post.
    Independientemente del escaso juego de Uruguay, Chile con este rendimiento futbolístico y con estas actitudes va a morir pronto en el torneo (como lo hizo siempre), sino es que lo sigan llevando de la mano. Como escuché por allí, le falta “grandeza”.

  7. Ato Pugliese

    Como Uruguayo no puedo evitar y reconocer que a pesar de toda su entrega Uruguay mostró su estirpe histórica, ante el gran favorito, sin un resultado eficiente, pero de eso ya estamos acostumbrados.
    Me sobraría la nómina de situaciones e injusticias de las cuales Uruguay ha sido sometido, y acá van dos: Uruguay Holanda Mundial Sudafica 2010, miren el video y la crónica de una muerte anunciada de una selección que no sirve no factura, porque es de un país humilde y chico, la otra el polémico caso de Luisito Suárez en el último mundial que no voy a justificar su actitud, peo tampoco justifico las dramáticas y bochornosas sanciones que le aplicaron, expulsándolo del propio recinto de su selección y deportado como si fuese un delincuente.
    Así son las cosas.
    Pero me enorgullezco de ser Uruguayo, de tener 2 torneos olímpicos, dos mundiales, y 15 copas Américas, eso somos historia viva del futbol mundial.
    Lamento profundamente lo de este botija “Jarita” un verdadero inmoral, y de ese fantoche alcahuete y genuflexo de Ricci.
    Queridos hermanos Chilenos, cuando llegen a ganar uno, solo uno de todoslos logros que a obtenido Mi querida Celeste, tendrán derecho y autoridad moral a opinar. Cuidado! no pongan todos los boletos vuestra selección tengo el presentimiento que van a terminar “llorando en el cuartito”, como decimos acá, cuando las cosas te salen mal….(andá a llorar al cuartito). Un saludo para el Chavo por su excelente columna. Abrazo americano para todos.

  8. JORGE

    Soy uruguayo y muy orgulloso de mi país,primero quiero puntualizar que el triunfo de Chile es justificado,está jugando muy buen futbol,ahora con respecto a Jara y la terna arbitral fué vergonzozo,este jugador es reiterado en su proceder,anteriormente lo hizo con Suares y con Higuain,y los jueces no penalizaron nunca con el mismo criterio,la expulsión de Fucile fué lamentable,ni foul fue,todo esto que comento avalado por la conmmebol que retira al juez del campeonato y el repudio hacia Jara del resto del mundo,su equipo en Alemania le rescindiría el contrato,el proble que tiene los chilenos siempre es que siempre van a los campeonatos pensando que son campeones, no sé si es porque la prensa agranda las posibilidades o si porque piensan que jugando bonito se gana,tendrían que darse un baño de humildad y darse cuenta que son una de las dos selecciones de nuestro continente QUE NUNCA HAN GANADO NADA,y mirar un poco más a nosotros,argentinos y brasileños,que tenemos 37 copas americas ganadas,más nueve mundiales y tres olimpiadas,hay un gran cuento que van caminando un niño con su abuelo y el niño le pregunta,abuela como es ganar la copa,y el contesta no sé que decirte SOMOS CHILENOS,sigan participando porque ni en su cancha la van a ganar,les falta lo que nos sobra en el atlántico

  9. Gonzalo

    Si la roja se muestra a Cavani al encarar al línea esto se acaba más temprano. Nómbrame un partido, de los pocos en los que selecciones del Atlántico hayan caído frente a selecciones del Pacífico, que los primeros no armen el escándalo final de siempre, intentando esconder, tras una presunta mano negra, las deficiencias futbolísticas que justifican tan improbable resultado.

    El dedo está muy mal, pésimo, pero sigue siendo una provocación de las muchas que se dicen y se ejecutan sin que las cámaras las hayan captado. Estás juzgando lo que pasa en una cancha de fútbol desde tu escritorio. Claro, no es grato recibir esa provocación, pero sabrás bien el calibre de cosas que se dicen unos y otros dentro de la cancha, muchísimo más terribles que ese gesto. Cavani tuvo la mala suerte (o cometió la torpeza) de responder justo cuando el árbitro lo estaba mirando.

    En definitiva, no enlodes todo un torneo para vestir de gesta un posible triunfo argentino o aminorar un eventual triunfo chileno.

  10. Juan Pablo

    Capo Chavo!!! Muy buena la columna!

    Totalmente de acuerdo con lo que pones, hay límites con el tema de la viveza (excusa que ponen los chilenos ya que Uruguay hacía todo esto antes, supuestamente).
    Éste Jara es un ser despreciable y rastrero como mucho de los que abundan en tantas partes lamentablemente.

    No justifico la derrota porque Uruguay no jugó a nada aunque no dejó llegar en profundidad a los chilenos en todo el partido a pesar de su juego muy rápido por abajo. Creo que con Cavani llegábamos al alargue y quien sabe qué pasaba luego..

    Creo que nos sirvió a los de este lado del río por qué uds. no los bancan a estos especímenes (no lo teníamos tan presente por un simple tema de cercanía geográfica).

    Quedó demostrado en el partido de Uruguay contra Argentina que, a pesar de haber sido un partido duro, parejo en cuanto a oportunidades de gol, se jugó con dureza pero con hidalguía y respeto, propio de dos escuadras que ganaron mucha cosa y seguirán haciéndolo, y además de dos pueblos hermanos a pesar de todos nuestros quilombos.

    Espero que todo esto sirva para poner a cada uno en su lugar, más luego de todas las verguenzas de FIFA y Conmebol..

    Abrazo! (Suerte si les sale final contra estos shilenos! je)

  11. sebastian

    Jara deberia ser castigado claramente, pero ningun rioplatense puede hablar de moralidad en el futbol. Seamos buenos y no nos veamos la suerte entre gitanos. Este acontecimiento solo sirvio para ver como a varios les brota la hipocrecia por los poros.

    Nah, pero sigan celebrando la ‘mano de Dios’ y los bidones en el mundial del ’90… pelotudos.

  12. José Luis

    Es sorprendente la hipocresía del siempre “sufriente y mal tratado” fútbol del atlántico. Un lloriqueo vergonzoso el de estos días. No se trata de justificar a Jara, pero que el fútbol “desarrollado” del continente, el que INSTITUCIONALIZÓ la trampa como método para ganar, rasgue vestiduras en pos del juego limpio es, a lo menos, ridículo.

    Además, su columna es tendenciosa y antojadiza. Conocerá ud. Hualpén?, sabrá la realidad social y económica de esa comuna?. Bueno, para qué seguir.

    Prefiero traer a colación una declaración de Tabarez “Es un mundial de fútbol, no de moralidad barata”… Si, la dijo luego del “acto de viveza criolla “(así le dicen por allá, ¿no?). Parece que en un año, varios cambiaron la perspectiva.

    No lo tenía en esa trinchera, Fucks. Lamentable lo suyo.

  13. jaime frederick

    Sr Chavo
    Lo escucho y lo admiro desde el.año 1995 cuando trabajaba con el impresentable de Victor hugo.
    Siempre dice la verdad, le duela a. quien le duela,
    No cambie

  14. Atilio Fabbri

    Todo parece indicar que la evolución futbolística de los chilenos pasa por profundizar los aspectos más lamentables de su cultura, su filosofía y su ética futbolística, identificándose con aquellos que les son similares, en un camino sin retorno que hoy los lleva a gritar “eeeeeee…. puto!” cada vez que saca el arquero rival. La nota del Chavo sintetiza inmejorablemente el fondo cultural-futbolero que los lleva a sentirse mejores y merecedores cuando juegan al “fulbito” para los costados y su rival espera agazapado. Pero la verdad incontestable es que mientras el partido estaba 11 contra 11, y a pesar de que el juez había flechado la cancha de modo vergonzoso, Chile no pateaba al arco. El árbitro fue determinante, por todas las razones que enumera el Chavo. Si Chile gana esta copa, será una situación muy similar a la única copa del mundo ganada por Inglaterra. Nadie recuerda a aquella generación de futbolistas ingleses (salvo en Inglaterra). Pero todos recuerdan el modo infame en que la ganaron. Aquí será lo mismo. No los envidio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *