20 de septiembre de 2020

HAY MILES DE “ADRIÁN NAPOLITANO”

 

IDIOTA ÚTIL. Seguramente a cambio de dinero o sólo con la promesa de una futura figuración importante, Adrián Napolitano (a) El Panadero y un secuaz rociaron los ojos y los cuerpos de los futbolistas de River con un químico. Ya está identificado. Pero esto es sólo una muestra gratis del desastre que es hoy el fútbol argentino.
IDIOTA ÚTIL. Seguramente a cambio de dinero o sólo con la promesa de una futura figuración importante, Adrián Napolitano (a) El Panadero y un secuaz rociaron los ojos y los cuerpos de los futbolistas de River con un químico. Ya está identificado. Pero esto es sólo una muestra gratis del desastre que es hoy el fútbol argentino. En cada partido, hay miles de hinchas que harian lo mismo que El Panadero. En cualquier futbol civilizado del mundo, habría llegado el momento de parar todo y empezar de cero. Acá no sucederá. Todo el desaguisado del jueves 14 se reducirá a una pelea política interna de Boca. Y todo seguirá tan mal o peor que hasta ahora.

Las imágenes que ayer puso al aire Fox Sports sirvieron para darle cuerpo a ciertos modos de la idiotez. Alguno pensará que no es ningún idiota. Que lo hizo por motivos políticos bien claros, con el único fin de perjudicar a Daniel Angelici, el atribulado presidente de Boca que intentó explicar, una vez más, por qué el fútbol argentino (fue Boca, pudo haber sido cualquiera) dio vergüenza en todos sus estamentos.

El nombre y apellido de Adrián Napolitano anda dando vueltas hoy por todos los medios. Como suele suceder en el picoteo de los medios que horada la cabeza de los pobres ciudadanos desprevenidos, El Panadero –así es su apodo– pasó a ser el culpable de todas las desgracias del fútbol vernáculo. En este individuo, encontramos todos los males habidos y por haber: “lo mandó Digón”, “Es de Beraldi”, “Está con Amor Ameal”, “Es un barra de Lomas”, “Lo mandó Di Zeo”, “Tiene negocios en La Salada”, “Tiene negocios en La Saladita”, “Maneja los Los Trapitos” (grandes “enemigos” de la clase media), “Mauro Martín”, “No es barra, es un boludo”.

Adrián Napolitano no es lo que se dice un buen pibe. Es un imbécil, pero no difiere demasiado de otros tantos miles que invadieron los estadios de fútbol en todas sus formas y colores. Napolitano y un secuaz llamado Federico Blanco rociaron con un químico a los jugadores de River que venían saliendo del túnel y los lesionaron seriamente en ojos y piel. Honestamente, dudo que hayan pensado en la suspensión del partido. No creo que tengan la inteligencia suficiente para semejante elucubración. Esto de agredir a los visitantes en el túnel es más viejo que cualquiera de nosotros. Lo veíamos en el ascenso hace 30 ó 40 años. En las imágenes la movida se ve como algo organizado. Y tal vez lo sea. Pero no es nada que un hincha de los tantos que van hoy a los estadios no hubiese hecho. El hincha actual está desesperado por figurar, por agredir al que usa una camiseta diferente, no reconoce méritos ajenos, culpa al afuera de los problemas internos, no sabe de autocrítica, conoce poco del juego, “nos robaron”, “molestamos”, “odian que ganemos”, “quieren que perdamos”. Además de esto, están las redes sociales, donde no hay filtro ni identidad y estas miserias quedan expuestas al mil por mil.

No culpemos a la sociedad. La gente no sale de su casa a echarle gas pimienta en los ojos a otras personas. El intendente de La Plata, Pablo Bruera, se levanta a la mañana todos los días y va a su despacho para trabajar. En cambio, en la cancha de Boca es un energúmeno que insulta a un puñado de jugadores indefensos y atacados por dos cobardes. Supongo que el poco agraciado señor que hizo volar el famoso drone con el fantasmita tiene su trabajo, sus amigos y su familia. Pero va a la cancha y sólo busca trascender. En medio del caos, con futbolistas heridos de un lado y otros pensando sólo en el partido, el tipo lanza el drone para que se hable del drone. Dudo de que anda por su barrio lanzando el drone todo el tiempo. Allí debe ser un pibe normal.

El Vasco Arruabarrena es un muy buen tipo. Lo conozco hace más de veinte años. Sin embargo, el día del conflicto mostró un gran egoísmo, no dio la talla como líder de grupo. Se peleó con el presidente de River, presionó al árbitro para que el partido siguiera y no movió un solo dedo para que sus jugadores se acercaran a los de River para intentar una salida más o menos normal, en medio de un montón de “napolitanos” que arrojaban botellas. ¿O ustedes creen que son diferentes Napolitano y  Blanco de los que arrojaban botellas o del que lanzó el drone o del nerd que molestó todo el primer tiempo con un puntero láser? No, son todos iguales. Hay muchos de la platea y el palco que se sacarían fotos con Di Zeo y Martín. De hecho, Napolitano fue uno de los que le arrojó un cartel de publicidad al entonces DT de Independiente, Cristian Díaz, durante un partido de Copa Sudamericana que se jugó el 22 de agosto de 2012. Estaba en un lugar privilegiado del estadio, cuyo precio no puede pagar cualquiera. Aquella vez se dijo “los vamos a expulsar del club, los tenemos identificados”. Se ve que no.

"LO VAMOS A EXPULSAR DEL CLUB". Adrián Napolitano estuvo involucrado en este incidente, en el que palquistas le arrojaron un cartel al entonces DT de Independiente, Cristian Díaz, el 22 de agosto de 2012, en un partido por la Copa Sudamericana.
“LO VAMOS A EXPULSAR DEL CLUB”. Adrián Napolitano estuvo involucrado en este incidente, en el que palquistas le arrojaron un cartel al entonces DT de Independiente, Cristian Díaz, el 22 de agosto de 2012, en un partido por la Copa Sudamericana. Se dijo que iban a “tomar medidas”.

Sería un reduccionismo imperdonable creer que habiendo encontrado a los autores materiales de la agresión a los jugadores de River se terminó el problema. Sin ir más lejos, legiones de hinchas de Boca y algunos dirigentes se pasaron el fin de semana tratando de que creamos que el “gas” lo había tirado un policía y que Chiarini lo acusaba.

Me preocupa cierto relax en todos los estamentos del fútbol y, sobre todo, en la sociedad futbolera a partir de conocer al autor material. Es como si le hubiésemos tirado carne fresca a lobos hambrientos. Querían un nombre y algo que lo probara. Fox Sports lo entregó anoche. Es un gran documento periodístico, pero de ningún modo acaba con el bochorno del 14 de mayo de 2015.

Hay una errónea idea de que “muerto el perro, se acabó la rabia”. Napolitano y Blanco son dos emergentes de la famosa “cultura del aguante” que el fútbol sufrió en los años 90 y que creció con el correr del tiempo. Percibo que se habla demasiado del incidente de Napolitano y Blanco, de las guerras políticas intestinas de Boca y poco de todo lo que sucedió posteriormente. Se la pasan hablando del fútbol inglés y el fútbol inglés actual se construyó tomando medidas drásticas en la que mucha gente quedó afuera. Acá nadie quiere quedarse afuera y se meten a la fuerza. La imagen de las plateas de Boca el último jueves fue patética. Las imágenes de padres cantando canciones en favor de la marihuana y la cocaína con sus hijos de la mano o compartiendo el mismo espacio es una imagen triste, deplorable, decadente. Los pasillos de las plateas llenos de gente que había pagado mucho dinero por un lugar o de gente que se coló son tan bochornosas como otras tantas que vivimos en el nefasto 14 de mayo. Antes de cada partido, los campos de juego son una mugre, están llenos de cholulos que ganaron premios, fotógrafos, camarógrafos, asistentes, “intendentes”, “encargados de seguridad”, un par de figurones entregando una plaqueta y, en medio de todo eso, futbolistas intentando hacer el calentamiento.

Los barras tiene sus negocios y será muy difícil cortarlos, a menos que se tomen brutales medidas políticas, sociales y penales. Los dirigentes de fútbol acaban de rechazar un proyecto de ley que incluía penas a los clubes por incidentes en las adyacencias de los estadios, así que el asunto va para rato, suponiendo que a alguno le interese avanzar. El juez Manuel de Campos, uno de los pocos magistrados que se metió en serio con la relación Dirigentes de Boca – Barras (Megacausa Boca), acaba de ser separado de la causa.

Estos son los problemas reales que tenemos en el fútbol. “La sociedad” y “Napolitano” son dos chupetines que nos dan para que nos entretengamos y nos olvidemos por un rato de lo esencial, de lo que no se toca, de lo que no cambiará nunca jamás.

Napolitano es un entretenimiento momentáneo para que resumamos en él a los miles y miles de hinchas que se deformaron y convirtieron al espectáculo del fútbol en una orda de gente que cree que pasión es esta porquería de cada semana.

 

https://www.youtube.com/watch?v=pJaLYQj7NM0

Diego Chavo Fucks

Diego Chavo Fucks

Me llamo Diego Fucks, pero me dicen Chavo. Soy periodista de medios gráficos, radiales y televisivos desde 1982 y mi especialidad es el fútbol. Me encontras en: TELEVISIÓN Conductor de Tarde Redonda por FOX SPORTS de Lunes a Viernes de 17hs a 19hs. Columnista de 90 Minutos de Futbol por FOX SPORTS de Lunes a Viernes de 13 a 15hs RADIO Conductor de Rezo Por Vos de Radio Nacional AM 870 y Nacional Folklorica FM 98.7 de Lunes a Viernes de 9 a 12hs. LIBROS Eliminatorias 98, un camino largo y sinuoso (1997) Editorial Alfaguara El Libro de Boca (1999) Editorial Alfaguara El Libro de River (1999) Editorial Alfaguara Duelo de Guapos (2005) Distal Libros y Pensado Para Televisión. Tévez, La verdadera historia (2016) Ediciones B. Jugados (2000) EUDEBA -coautor- Esta página la he creado para que podamos comunicarnos mas asiduamente, para poder compartir mi trabajo con vos y que podamos, vos y yo, disfrutarlo. Podes opinar, sugerir y hacer consultas desde aquí. ¡Gracias por estar… una vez mas!

CALENDARIO DE EDITORIALES

septiembre 2020
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Visitas

27,693
A %d blogueros les gusta esto: