KUN AGÜERO: “CUANDO UNO NO RINDE, LA GENTE PIDE A OTRO…”

Si uno anda por Manchester y dice “ai am aryentino”, la mitad celeste y blanca de esta ciudad responde “Kun Agüero”, como antes contestaba “Maradona” o como contesta “Messi” en casi todo el mundo. Aquí Messi es Messi, pero el Kun es un rockstar. Manchester no tiene nada que ver con Avellaneda, salvo en una cosa: tiene una mitad celeste y blanca y otra roja. el Kun lo sabe y lo disfruta, aunque está al revés que en la Argentina. Acá representa a la mitad blanquiceleste y allá a la Roja. Se lo digo a la pasada y se ríe.

Todos los enamorados de Londres dicen que Manchester no es linda, que es una ciudad “industrial”, “gris y monótona”. No parece tan gris, no es monótona y tiene una gran vida nocturna. Me crucé con dos “locales” en el lobby del hotel Radisson Blú, Martíon Demichelis y Willy Caballero. Micho está contento acá: “La ciudad está buena y mi familia y yo la pasamos bien, vivimos muy bien. Los chicos van al colegio, hablan perfecto inglés y eso es genial. Manchester es pintoresca, linda, con mucha vida. El único problema que tenemos es el clima“. Willy Caballero hizo pie en esto: “En Málaga estaba en el paraíso. El clima es cálido y vivíamos de otro modo. Acá hubo que cambiar muchas costumbres. Me cuesta más adaptarme a una ciudad con este clima frío que estar como suplente de Hart y jugar poco. Y eso que venía de ser titular indiscutido”.

KUN. "Siempre pienso en la final. No pude dar lo que quería. Pero también pienso que llegamos a la final". De gran momento en el Manchester City, Agüero piensa en una revancha con la camiseta nacional.

KUN. “Siempre pienso en la final. No pude dar lo que quería. Pero también pienso que llegamos a la final”. De gran momento en el Manchester City, Agüero piensa en una revancha con la camiseta nacional.

El Kun Agüero dice que empezó a salir: “Tanto en Madrid como acá en el comienzo salía poco. Ahora empecé a salir a cenar, a ir a algún lado. La gente es muy respetuosa. En Argentina son muy fanáticos. Capaz que allá me cruzo con alguno de Racing y me putea. Acá me topé con hinchas del United y me miran sin decirme nada o sólo me saludan. Lo mismo los del City. Se acercan, saludan y se van. Son muy diferentes”.

El otro día, mirando el clásico de Manchester y tu gol, pensé inmediatamente en que eso es lo que te pide Martino: llegar como “9” a definir las jugadas…

Lo que el Tata busca es un 9 referente. Juegan Leo (Messi) y Fideo (Di María) y ninguno es 9. Entonces, yo tengo que estar entre los centrales. Este gol que vos recordás fue de 9 clásico. Ya nos iremos adaptando a lo que quiere Martino. En el City juego de 9, a veces me tiro atrás o a los costados… 

Ese gol fue perfecto: el pase profundo de Yaya Touré, la trepada de Clichy, el centro atrás…

Sí. El Tata quiere eso. Que suban los laterales, que lleguemos con mucha gente. Pero insiste mucho en que yo vaya entre los centrales, como referencia.

¿Cuántas veces en tu imaginación, en tu cabeza, volviste a jugar el Mundial y, en especial, la final? ¿Hasta dónde eso te perturba?

–  Siempre me acuerdo de la final. No pude dar lo que quería. Para mí es difícil, porque lo voy a recordar siempre. Pero, por otro lado, pienso que llegamos a una final del mundo y eso es buenísimo. Es algo raro, porque son dos sensaciones diferentes. 

¿Cómo se siente un futbolista cuando la gente y una parte de la crítica piden otro jugador para el puesto que ocupa ese futbolista? Las estadísticas del año pasado sobre goles convertidos entre vos, Higuaín, Palacio y Tévez no fueron muy diferentes. Sin embargo, la gente pedía a Tévez y no a ustedes…

Cuando uno no rinde, el argentino enseguida dice “que venga otro”. Yo puedo hablar de mí, pero te aseguro que tanto Gonzalo (Higuaín) como Rodrigo (Palacio) tratamos de dar lo mejor. La gente enseguida quiere a otro, no dice “démosle dos partidos más”. Hay poca paciencia. A mí me dicen “fuiste un desastre en el Mundial” y bueno, lo tengo que aceptar, es la ley del fútbol. Por suerte, este juego siempre da revancha…

Y el Kun se fue. Jamás lo ví triste. Entró a ese primer piso del hotel con una sonrisa, saludó, dijo un par de cosas sobre Independiente, bromeó con la gente de prensa de la Selección y se entregó a la charla.

Tal vez, esté pensando que esta es su chance, que esta llegada de Tévez lo obligará a seguir creciendo, a intentar traer su rendimiento actual en el City a la celeste y blanca más querida.

El fútbol siempre da revancha. Y a los cracks como el Kun Agüero, esa revancha les llega mucho más rápido que al resto…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>